sábado, 18 de mayo de 2019

Microrrelato: AMOR INMORTAL


Y el vampiro, con el aspecto de un adolescente joven y elegante, le dijo: “Te amaré para siempre y nuestro amor será eterno”. Y ante tal promesa, ella cayó rendida en sus brazos soñando que viviría una historia romántica de amor inmortal.

Aún no había pasado una semana cuando la policía encontró el cuerpo sin vida de la chica tirado como una muñeca rota en el sucio canal de una cuneta de carretera secundaria. Un cuerpo completamente lívido, seco, sin una gota de sangre.

Mientras, en otra ciudad, en ese mismo instante, aquel seductor vampiro volvía a repetir aquellas mismas palabras a otra ingenua adolescente: “Te amaré para siempre y nuestro amor será inmortal”. Como las otras, ella cayó rendida en sus brazos soñando que viviría una historia romántica de amor inmortal. Siempre lo hacían...

jueves, 16 de mayo de 2019

Microrrelato: EL CAZADOR


Se habló durante mucho tiempo de los Inquisidores, el Santo Oficio, los temidos cazadores de brujas que durante siglos azotaron Europa mediante el miedo, la tortura y la total impunidad de sus actos. Todo el mundo temía la Santa Inquisición. ¡La Santa Inquisición! Sus miembros se sentían prácticamente intocables, la Mano de Dios, los Elegidos. Intocables... ¡Qué error! Porque si bien ellos podían detener, humillar, torturar, y hacer confesar lo inconfesable mediante la aplicación del desgaste, el hambre y el dolor, para finalmente juzgar y condenar a la horca y la hoguera a los inocentes, ahora había llegado hasta ellos el rumor de una pesadilla que se acercaba, mucho peor que el propio Diablo al que pretendían erradicar.

Los Inquisidores oyeron los rumores y temblaron, pues existían ya pruebas evidentes de que algunos miembros de su orden habían desaparecido sin explicación alguna, y se había perdido el rastro de todos ellos.

Se decía que era un malnacido que venía dispuesto a cobrarse la muerte de todas aquellas mujeres inocentes que habían sido mutiladas o asesinadas en nombre de Dios, de aquellos indefensos que por sus deformidades habían sido considerados adoradores de demonios. Se comentaba entre susurros que empleaba sobre los Inquisidores los mismos métodos que éstos habían empleado con otros, y métodos mucho peores que nadie se atrevía a imaginar.

¡Los Inquisidores! Sus crímenes, realizados en nombre de Dios, ya eran demasiados, y debían aprender de una vez por todas que a veces incluso los cazadores son cazados. Así es como llegó él hasta estas tierras, surgido de la oscuridad: el Cazador de Inquisidores, el cazador de cazadores de brujas. Y no venía sólo para aplicar justicia, sino venganza.

domingo, 12 de mayo de 2019

LLEGENDES DE SANTA MARIA DE L’ALBA

L’església de Santa Maria de l’Alba és una obra d’estil barroc que es troba al centre del nucli antic de la vila i municipi de Tàrrega, a la comarca de l’Urgell. Erigida entre els anys 1672 i 1742, avui dia val la pena visitar aquest edifici no només pel monument arquitectònic que és, sinó també per les seves pintures murals, uns frescos de recent factura que sorprenentment, tot i la seva modernitat, no fan una altra cosa que potenciar la majestuositat d’aquesta edificació. Atrets per algunes de les llegendes que es relacionen al voltant d’aquest edifici, vàrem descobrir aquesta meravella artística que ha sabut combinar tant bé l’antic amb el modern.

Santa Maria de l'Alba.

L’APARICIÓ DE LA MARE DE DÉU A CARLEMANY

Diu la llegenda que molts anys enrere, Carlemany va sostenir una brega aferrissada contra els moros per treure’ls de la ciutat de Tàrrega on vivien confinats. Els moros eren molts i els cristians molt pocs, i Carlemany va comprendre que ell i la seva gent caurien en mans de la morisca, que els tenien envoltats.

L'església de Santa Maria de l'Alba, Tàrrega.

En arribar la fosca, la brega va parar segon costum guerrer d’aquell temps, i Carlemany, que es trobava al cim on ara hi ha l’ermita de Sant Eloi -també dins del municipi de Tàrrega-, va implorar fervorosament l’ajut de la Mare de Déu per tal de no caure a mans dels moros. De matinada, la Mare de Déu se li va aparèixer i li va dir que lluités amb fe i que venceria, puig que ella no l’abandonava. I lluità i vencé. A l’indret on es trobava el gran cabdill van aixecar-hi una capelleta.

Aquest fet llegendari també explica el motiu pel qual la Verge Maria es troba damunt d’un estol d’àngels i d’un núvol que simbolitzen la victòria sobre les hosts de la mitja lluna sarraïna. Aquesta és la llegenda, la tradició que generació rere generació s’ha anat transmetent fins arribar a mitjan segle XVII, en que aquella devoció popular va prendre peu i va instaurar-se en les festes de la població.

El campanar de Santa Maria de l'Alba, des del carrer del Carme.

LA LLEGENDA DE LES SANTES ESPINES DE TÀRREGA

La devoció dels targarins ha impregnat profundament tots els camps del teixit social que han habitat a la ciutat durant més de 500 anys, fins i tot avui, en una societat en què la temàtica religiosa cada cop es troba amb més dificultats aquí no ha davallat, i la gent continua tenint devoció i veneració vers les seves Santes Espines.

Sabem que Jesucrist fou coronat amb unes espines, i que aquella corona fou recollida pels primers cristians. De moment es guardà i després fou a parar al tresor de la cort de Constantinoble. Carlemany va obtenir de Constantí una part d’aquesta corona d’espines, que va posar per a la seva veneració a la cort.

Sant Crist de l'església de Santa Maria de l'Alba.

Segons la tradició popular, un dia estaven els fidels targarins fent pregària a l’església parroquial de Santa Maria, quan de cop i volta veieren entrar un pelegrí, i que així els ho féu creure la seva indumentària, i a més a més, en aquella època tots els veïns del lloc es coneixien uns als altres, i que aquell no era pas d’aquí. El pelegrí, amb pas pausat, s’acostà a l’altar principal, on va deixar-hi les dues Santes Espines. Sortí de nou de l’església, sotjat per les mirades de tots, i més d’un intuí que davall les robes de pelegrí s’hi amagava un àngel.

Va ser posteriorment, pels prodigis obrats, que s’esbrinà que aquelles dues espines pertanyien a la corona que Jesús duia quan el clavaren a la creu.

Les Santes Espines de Tàrrega.

DOCUMENTACIÓ FOTOGRÀFICA EXTRA

A continuació us deixo algunes de les fotografies que vàrem prendre de l’església de Santa Maria de l’Alba -tant del seu exterior com del seu interior-, que espero que us serveixin per poder-vos ambientar una mica més amb la llegenda que us hem explicat, alhora que també podeu disfrutar de la visió d’alguns dels seus frescos, encara que en opinió del que escriu aquest mateix article, us aconsello visitar aquest indret en persona, doncs les fotografíes no li fan justícia.

Façana principal de Santa Maria de l'Alba.

Santa Maria de l'Alba, part posterior.

Santa Maria de l'Alba,part lateral.

Santa Maria de l'Alba, porta lateral.

Santa Maria de l'Alba, porta lateral.

Santa Maria de l'Alba,porta lateral.

Creu de terme del Pati, a la Plaça Major, davant l'església.

El campanar vist des de la Plaça Major.

El campanar vist des del carrer del Carme.

Interior de Santa Maria de l'Alba.

Santa Maria de l'Alba.

Interior de la cúpula de Santa Maria de l'Alba.

Cúpula de Santa Maria de l'Alba.

Altar de Santa Maria de l'Alba.

Santa Maria de l'Alba, interior.

Santa Maria de l'Alba, vitrall.

Santa Maria de l'Alba, nau.

Santa Maria de l'Alba, sostre interior.


Santa Maria de l'Alba, fresc de Josep Minguell i Cardenyes.

Santa Maria de l'Alba, fresc de Josep Minguell i Cardenyes.

Santa Maria de l'Alba, fresc de Josep Minguell i Cardenyes.

Santa Maria de l'Alba, fresc de Josep Minguell i Cardenyes.

Podeu trobar més llegendes catalanes clicant aquí.

miércoles, 1 de mayo de 2019

LLEGENDES DE LA JULIANA DE SANT JULIÀ D’ARGENTONA

L’església gòtica de Sant Julià, a la vila i municipi d’Argentona, a la comarca del Maresme és l’antic edifici on es trobava la campana coneguda com la Juliana, encara recordada avui dia. Aquesta campana, malauradament avui dia desapareguda, era força popular, i sota el seu so van néixer tot un conjunt de llegendes que us explicarem a continuació.


LA JULIANA D’ARGENTONA

La Juliana era una campana que fou construïda el 10 de setembre de l’any 1690, per part del mestre campaner barceloní Joan Andreu, i que va ser col·locada a la cara de migdia del campanar de l’església de Sant Julià d’Argentona. Segons citen les fonts, el seu diàmetre màxim era de 1,30 m, que era exactament la mateixa mida que feia d’alçada. Desaparegué durant els fets de 1936, arrencada i fossa en motiu de la Guerra Civil, segurament per fer armament.

D’ON PROVENIA LA SONORITAT EXCEPCIONAL DE LA JULIANA

Segons expliquen, la sonoritat de la Juliana d’Argentona era excepcional a causa de que, quan fongueren el metall per fer-la, els fidels del poble tiraren moltes monedes de plata a l’interior del metall fos.

LA JULIANA COM PROTECCIÓ CONTRA LES BRUIXES I BRUIXOTS

El poble d’Argentona es troba molt proper a la zona de Burriac-Montcabrer, tradicional seu de bruixes de la comarca del Maresme i de més enllà. Així doncs, la campana de Sant Julià havia de ser necessàriament efectiva contra aquests éssers allunyant les tempestes. Tot i així, encara que la gent es refiava de la sonoritat de la campana, en cas de tempesta no deixaven d’invocar la protecció, per un igual, de Santa Bàrbara i de la bruixa de la pinta d’or (aquesta última, molt coneguda per diferents contrades del Maresme).


S’explica a Argentona que, ja fa anys, un dia es trobaven junts, assistint al vell de Can Polseguera, greument malalt, el Dr. Josep Vintró, metge d’Argentona, i el mossèn Vicenç Estadella. Una vegada feta la feina, la conversa girà entorn del mal temps que feia i en el perill de la pedregada. El bon vell explicà aleshores les excel·lències de la Juliana, i els va explicar que un tal Sicu, que durant catorze any havia fet de bruixot, li havia dit que quan ell i altres damnats venien carregats amb boires de pedra per descarregar-les a Argentona, tan bon punt passada la collada de Parpers, el so de la Juliana els amorrava a tots els nassos en el riu Mogent. Els bruixots prou volien entrar a Argentona, però el so de la campana els ho impedia, i finalment no tenien altre remei que canviar de direcció.

PERQUÈ ALS ARGENTONINS SE’LS CONEIX COM REPICATRUGES

La història explica que, un any a finals del segle XVII, la vila d’Argentona va rebre la visita inesperada del bisbe de Barcelona i que aquest, en veure les condicions en què estava la parròquia - l’aviram passejava i picotejava lliurement pel cementiri, un fet que considerava un sacrilegi i de molt mal gust-, va amonestar al capellà. Després d’això, el bisbe va decidir anunciar una segona visita per tal de comprovar si s’havien corregit les lamentables condicions en què es trobava l’església i el seu entorn. Aleshores, i durant algun temps, el poble i el seu mossèn van estar esperant, expectants, la visita del bisbe de Barcelona, un fet que en aquells temps constituïa un esdeveniment de grans dimensions degut a la rellevància de l’estament eclesiàstic barceloní.


El campaner -un noi al qui mai li sortia res bé, i que el capellà, compadit d’ell, un dia li va dir que si volia li donaria la feina d’encarregar-se de les campanes, que era ben senzilla- es va erigir en l’encarregat d’estar a l’aguait. Així, van acordar que el dia que el bisbe arribés al poble, en el moment precís que el campaner veiés una gran boira de pols pel camí, formada per la carrossa del bisbe i la seva comitiva, ho faria saber a toc de campana a tots els argentonins i argentonines, per tal de poder-li fer una bona rebuda.

Uns diuen que al pobre noi aquesta responsabilitat li va semblar tan gran, que no va poder dormir en tota la nit.

Arribat el dia, el campaner veié des de la torre una munió de pols que s’aixecava riera enllà en direcció al poble, i automàticament començà a repicar campanes per avisar que el bisbe s’acostava. Com qui duu el llamp, tots els argentonins van sortir al carrer per fer la rebuda al bisbe, però quina va ser la sorpresa de la gent del poble al veure que aquella polseguera no era pas la carrossa d’una autoritat religiosa sinó un carro d’un pagès amb dues truges ben bacones i una bona garrinada.

Des de llavors, i gràcies a aquesta història de confusió d’un bisbe per uns garrins, a la gent d’Argentona se la coneix com a repicatruges, i diuen que al bisbe encara li dura l’empipada.

Diversos elements de la imatgeria festiva d’Argentona fan referència a aquesta història, com els gegants del Centre Parroquial (un porc, una truja i dotze garrins petits), i la truja de foc de la colla de diables local.

DOCUMENTACIÓ FOTOGRÀFICA EXTRA

A continuació us deixo algunes de les fotografies que vàrem prendre de l’església de Sant Julià d’Argentona que espero que us serveixin per poder-vos ambientar una mica més amb el seguit de llegendes que us hem explicat.







Podeu trobar més llegendes catalanes clicant aquí.

EL FIN DEL MUNDO EN UNA JARRA DE CERVEZA

Y así, sentado frente aquella vacía mesa en una esquina de aquel vacío bar, contempló con sus fríos ojos grises la espumeante jarra de cerveza que acababa de llenar, dio un largo sorbo, cogió la pistola, y se voló la cabeza sin remordimientos, arrepentimiento ni tristeza. Lo había perdido todo, y ya no le quedaba ninguna razón para continuar. Fuera, las calles estaban vacías, desoladas: en menos de 57 horas una mortal virus había asolado a todos los pájaros y mamíferos de la Tierra y había acabado con la humanidad. Todos ellos llevaban más de cinco meses incubándolo, invisible, indetectable, simplemente esperando el momento adecuado para actuar.

martes, 30 de abril de 2019

¡QUÉ PACIENCIA TIENES CONMIGO, AMOR MÍO!



Después de más de dos meses y medio deambulando de aquí para allá cual mosca cojonera, pasándome prácticamente todo el día en casa, creo que hoy ha llegado el momento de decirte esto: “¡Qué paciencia tienes conmigo, amor mío!”

¡Qué paciencia, sí! Porque aunque estos meses de baja laboral en ciertos momentos han podido ser un suplicio para mí, más por el dolor que me dejó la operación que no por otra cosa, lo cierto es que creo que mis quejas y protestas a veces estaban de más. Ya sabes a que me refiero: esa manía humana en que los humanos a veces reflejamos el dolor con protestas o mal humor. Si ya soy un cascarrabias y un viejo gruñón por naturaleza, ¿cuánto más no habrás tenido que sufrir al oírme protestar una y otra vez? Sí, sí, lo sé, tienes paciencia (mucha paciencia), pero eso no me exime de tener que pedirte perdón.

Sé perfectamente que durante esos días has entendido la razón y el porqué de mis quejas; sé que también has comprendido que muchas veces te pidiera uno u otro favor a causa de la situación de escasa movilidad en la que me encontraba después de la operación. Pero eso no me libra de culpa, pues bien sé que más de una vez podía callarme y no hacer mi voz protestando por las molestias o el dolor.

Así que aquí, en público, voy a pedirte perdón. Sé que me dirás que no hace falta, que vaya tontería, que yo hubiera hecho lo mismo, y mil cosas más. Pero puesto que soy yo quién decide por mí, quiero pedirte perdón.

Porque más allá de estos días, si lo pienso detenidamente, bien puedo encontrar otros motivos para volver a decir “¡Qué paciencia tienes conmigo, amor mío!” Paciencia ante todo, por aguantar mis ronquidos. Paciencia por callar cuando me escuchas conduciendo, sin parar de despotricar por si aquel va lento, corre demasiado o hace tal o cual infracción. Paciencia por aquellos días en los que voy al supermercado, y me das algunos encargos que con mi proverbial falta de atención acabo por no comprar. Paciencia por haberme acomodado a no poner todas esas lavadoras que antes yo mismo ponía y que ahora tú te encargas de llenar. Paciencia por esos días en que yo me encargo de hacer la comida, y de tanta comida que hago la nevera y la casa amenazan con reventar. Paciencia por cuando vamos por la calle, y yo me pongo a cantar “¡Te quero, te quero, te quero! ¡Te quero, te quero, te quero! ¡Te quero, te quero, te quero! ¡Te quero, te quero, te querooooo!” y me pongo a bailar. Paciencia por hacerte salir de casa conmigo para ir observar aves o cazar leyendas cuando tú sólo quieres descansar. Paciencia por miles razones que ahora mismo se me olvidan, pero que a poco que piense sobre ellas, por la gran cantidad me van a enterrar.

¡Qué paciencia tienes conmigo, amor mío! ¡Qué paciencia, te lo digo de verdad!

LA LLEGENDA DEL SALT DE LA NÚVIA O EL MALPÀS DE LA QUERA

El Salt de la Núvia o Malpàs de la Quera és un pas muntanyós situat ben a prop del cingles de Talaixà, en el municipi del Montagut i Oix, a la comarca de la Garrotxa. Si seguim el pas que duu des de l’ermita de Sant Aniol d’Aguja fins el poble de Talaixà, avui en dia despoblat, hi haurem de passar per grat o per força. En aquestes muntanyes agrestes, es situa la llegenda que intenta explicar l’origen d’aquest nom.


Diuen que fa anys, el  masover de Sant Aniol d’Aguja va voler maridar la seva filla, contra el seu consentiment, amb l’hereu del ferrer de Talaixà, com era costum en l’època. El dia del seu casament, de bon matí, el pare va arranjar les cavalleries i tots junts van emprendre el camí de pujada que porta cap a Talaixà, on en aquell temps encara hi vivia gent, ben distribuïts entre unes poques cases i l’església.

La noia prou que plorava i deia que no volia maridar-se amb l’hereu,  però el pare no estava pas per romanços i l’abraonà damunt del cavall per emprendre el camí. Així anaven seguint el dur camí, amb la núvia enllagrimada, quan de sobte, al girar un revolt de la cinglera, davant d’ella es mostrà una imatge majestuosa i esfereïdora: des d’aquella espècie de balconada de roca convexa de gran alçada,  podia veure a baix el curs de la riera de Sant Aniol i davant seu els grans murs de pedra calcària d’aquelles grans muntanyes retallades. Era una imatge que podia posar fi al seu sofriment.

Així, la noia que muntava asseguda de costat dalt del cavall, es va deixar caure al buit.
Ja no hauria de casar-se amb l’hereu, ni seria de ningú contra la seva voluntat.

Una altra versió situa la núvia a la masia de la Quera, una casa (avui dia en ruïnes) que està situada al costat del camí que va de Sant Aniol d’Aguja fins el poble de Talaixà, que en el seu moment era la casa més gran i important de les rodalies, havent historiadors que l’apunten com una casa fortificada

Segons aquesta versió, sembla que la núvia, una pubilla de la Quera, va sortir de casa molt il·lusionada pel casament i va marxar amb un important seguici cap a l’església de Sant Aniol d’Aguja. El seguici estava format per mules decorades amb plaques de coure al front, guarnides amb flocs de colors i esquellerincs, i la gent també vestia colors vius de festa. Tot plegat va servir perquè un grup d’amics del nuvi veiessin el seguici des de la muntanya de davant, i per tal de fer-se notar van disparar els seus arcabussos en senyal de festa. Tot d’una, la mula de la núvia espantada pels trets dels arcabussos va fer un gir inesperat i la noia es va precipitar rodolant fins el fons del cingle, morint a l’instant.


Podeu trobar més llegendes catalanes clicant aquí.

domingo, 28 de abril de 2019

DISERTACIONES SOBRE EL AMOR, EL ODIO Y EL FALSO PATRIOTISMO

Algunos pensamientos que me han venido a la cabeza en un día cualquiera de elecciones generales...

Hoy, cuando he ido a votar, y he ido a buscar mis papeletas, he visto como la mujer que tenía a mi lado -de unos 40 a 50 años- estaba cogiendo su papeleta para votar a Vox. Ese hecho, ya de por sí me ha dejado noqueado, porque no puedo llegar a entender como alguien puede llegar a renunciar así a sus derechos más fundamentales, por mucho "amor" que pueda sentir hacia su patria, pero mucho menos lo entiendo cuando esa persona es una mujer a la que un partido político así le va a pisar más aún sus derechos si cabe.

Pero bueno, incluso así, sé que hay mujeres que en un día como hoy votarán a Vox. ¡Sí, sí, lo sé, es triste, pero así es! Una realidad de esas que uno no entiende pero que sabe que existe.

 La cosa no hubiera pasado de triste anécdota si no fuese porque acto seguido he visto como esa misma mujer cogía otra papeleta de Vox, la metía en un sobre y se lo entregaba a su hija -que apenas parecía una adolescente- para que también votase a ese partido. Si su hija quería votar a ese partido o no, realmente no lo sé ni lo he visto nada claro, pero era evidente que iba a votarlo porque su madre le ha entregado la papeleta y le ha dicho que ese era el partido que tenía que votar... A partir de ahí, en mi cabeza han surgido de nuevo una serie de preguntas que ya hace tiempo que ahí están: ¿Realmente, cuando votan a Vox, esos votantes piensan con visión de futuro? ¿Es posible que existan mujeres dispuestas a condenarse no solamente a sí mismas, sino también  a sus propias hijas , solo por amor a todo lo que ellas consideran "español, y mucho español"? ¿Cuánto de amor hay realmente en sus corazones, y cuánto de odio, intolerancia, xenofobia, homofobia y delirios de superioridad moral? Parte de las respuestas a esas preguntas ya la conozco, el resto, se pierde como un enigma en la oscuridad.

Siempre me he considerado un apátrida. Tengo claro que mi lealtad únicamente se la debo al planeta que me dio la vida, y a un par de causas, la vida y la libertad. Pero a nadie más, y mucho menos a un país, cuya existencia no deja de ser una pura convención humana. Aún así, ello no me ha impedido nunca amar en un momento determinado o por distintos motivos a un país, que ya puede ser ahora Cataluña, ahora España,  marchando incluso más allá, incluyendo lugares y tierras donde nunca he estado. Aclaro este punto, porque quiero dejar claro que a día de hoy me siento mucho más catalán que no español por diferentes razones -porque hay que reconocerlo, el estado español se ha ganado el rechazo de muchos catalanes a pulso-, pero a pesar de ello nunca he dejado de amar a España, entendiendo por amar lo que es amar de verdad.

Amar a “España” no es amar a España. Dejo la “España” entre comillas para la gente de la ultraderecha o de Vox. Al  contrario que otros, tengo claro que cuando se habla de amar a España -y me refiero a verdadero amor-, no se trata de vanagloriarse de una bandera anclada en el pasado y ni de glorifica su historia un tanto oscura. Amar a España no es condenar a los otros por ser diferentes y condenarlos por su religión, su procedencia, su sexo o su orientación sexual . Amar a España tampoco es defender su unidad a costa de la libertad de los demás. Eso no es amar, ni de lejos. Eso es querer poseer, querer mandar o gobernar sobre los demás, pero no es amor.

Amor por un país -más allá de que sea tu propia tierra o región- es amar a su gente, en toda su diversidad, con sus muchas lenguas, sus muchas tradiciones -siempre respetando a los derechos o la cultura de los demás (e incluyo aquí los derechos fundamentales de los animales)-, y saber apreciar la totalidad cultural.

Siento un inmenso amor por España cuando pienso en sus tierras, sus montañas y sus ríos, en toda aquella gente que me ha abierto sus brazos por ser simplemente quién soy, y amo el sol y las nubes que recorren sus cielos, como lo han hecho y harán en el resto de mundo igual.

Amo y respeto la naturaleza que está en sus tierras por lo que es -si la hipocresía barata de algunos que vanagloriándose de ser “españoles” queman sus bosques para especular, o cazan a sus animales -aún estando protegidos por la ley- por puro capricho, deporte o diversión, sin otra finalidad que la de demostrar lo “bueno” que es uno empuñando una escopeta o un fusil-. Eso no es amar a España, es amar al propio egoísmo, la propia vanidad, es ser un cobarde que bajo un una falsa fachada  de respeto pretende tener mayor razón o calidad moral. Amar a España es mirar por el progreso de un mundo más justo y libre, con más derechos para todos, más acorde con el bienestar de las personas y el respeto a la naturaleza que no con los grandes poderes económicos. No es mirar por el bien de unos pocos, sino de todos. Amar a España debería ser dar libertad una oportunidad a aquellos que no tienen nada o devolver la libertad a todos aquellos a los que se les ha arrebatado. Amar a España es dar la bienvenida no solamente a los propios, sino también a los extraños.  Es tender puentes, y no destrozarlos.

Amaba a España cuando todo eso era posible, no la he dejado de amar porque todo eso aún se puede lograr. Pero tengo claro que para lograr cosas así, a veces es mejor que uno se separe y busque su propio camino. Eso no es únicamente darte una oportunidad a ti mismo, sino dársela también a los demás. Seguir un camino aparte no te hace olvidar el pasado -tuvimos un pasado juntos, que valoro por lo que fue y que nunca voy a menospreciar-, pero quiero buscar un nuevo modo de hacer las cosas, y el lastre de cargar con una España que te frena -esa España tan de derechas- no nos ayudará a avanzar.

Amar a España no se trata de la alegría de celebrar una fiesta nacional donde se tortura a los toros, ni de la vanagloriarse de la figura de su proverbial "macho" ibérico (que ya cansa desde hace años), ni de defender a puño y espada una Constitución que desde hace tiempo está enquistada y enferma. Amar a España no se trata de ejercer la represión contra la gente de tu propio pueblo, sino de abrir las puertas y dialogar.

Amo a España, y ni siquiera necesito sentirme español para amarla. Puedo separarme de ella y aún así la podré amar igual. No soy como ese “patriota” que considera que su país es “su” propiedad. Ni nunca daré mi vida por una causa tan triste como un himno, una bandera o el concepto de “Unidad”.

No, es evidente que la política del miedo y el odio no va conmigo. Y durante estos últimos tiempos ese es el juego al que han jugado muchos políticos, y muchas “ovejitas” les han seguido ciegamente sin más. Me alegra decir que en todo ese tiempo también he descubierto la existencia de muchos españoles que son españoles y demócratas de verdad.

No soy independentista, pero hoy más que nunca me siento catalán. No me considero español, pero amo España como el que más. Y creo y estoy convencido que podemos separarnos, seguir caminos distintos, pero juntos compartir nuestros logros y progresar.

¿Lo podéis entender? No es algo contradictorio, si lo entendéis posiblemente es que tenéis la mente abierta de verdad. Si no lo entendéis, probablemente estáis anquilosados con la falsa idea patriótica de “Unidad”, demasiado influidos por la propaganda barata del odio, del miedo y la uniformidad. Sé que no siempre es así, sé que no todo lo que digo es verdad, ya que cada persona es distinta y hace lo que hace o piensa lo que piensa por distintos motivos, pero lo que tengo claro es que amar España, no es lo que vosotros decís amar.

viernes, 26 de abril de 2019

CABLES DE CRUELDAD HUMANA


Esto podría parecer una foto cualquiera, ¿no? Un montón de cable y ya está. Pero no, detrás de estos malditos cables hay una historia, dejad que os cuente... Con estos cables que me he llevado hasta casa para arrojarlos al cubo de la basura, hoy he encontrado atados de forma cruel a cuatro carpas comunes de buen tamaño (calculo que de 1,5 a 3 kilos cada uno). Atados juntos, con el cable pasando en zig-zag a través de sus bocas y sus branquias, y con diversos nudos en el cable, que estaba atado en un círculo cerrado para impedir que los peces escapasen. Estaban junto a la orilla de un río -concretamente el río Fluvià, a su paso por la zona de Argelaguer-, con el cable saliendo del agua atado en la rama de un árbol, con los animales sufriendo claros síntomas de agotamiento y estrés, medio asfixiados, ya que parte de sus cuerpos no estaban sumergidos, y algunos con heridas de consideración.

He acercado el cable hasta la orilla y al ver que era imposible soltar los peces de otro modo, he ido deshaciendo los nudos del cable uno a uno, y pasando éste a través de las branquias y las bocas de uno y otro pez hasta que he logrado liberar al primero. Los peces se debatían, aunque poco podían hacer, agotados como estaban, y atados unos a otros como los habían atado. He ido desatando los nudos y sacando el cable de sus cuerpos hasta, poco a poco, liberar el último.

Cuando los he ido liberando uno a uno, dos de ellos han logrado escapar y nadar bien hasta una parte más profunda del río, aunque ambos con claros síntomas de agotamiento, ya que en cuanto se han alejado un par de metros se han puesto a reposar en el fondo, pero creo que sobrevivirán seguro.

Otro de ellos tenía graves heridas en la cola, habiendo perdido casi la mitad de su aleta caudal, y una herida aparentemente aparatosa a la altura de la aleta anal, aparte de haber perdido parte de las escamas de la parte izquierda de su cuerpo. No sé si las causas de las heridas habrán sido accidentales, al haber luchado por escapar, y se las habrá hecho contra las piedras del río, o bien se las hizo la misma persona que los ató de ese modo, o bien algún animal que lo habrá atacado al haberlo encontrado en esa situación, totalmente vulnerable e indefenso. Se podía ver buena parte de su carne blanca, con pequeñas tiras de carne y piel colgando, pero aún así, cuando lo he liberado, ha sido capaz de nadar y alejarse a una parte más profunda del río. No sé si será capaz de sobrevivir con esas heridas, aunque soy consciente que los peces a veces tienen capacidades regenerativas sorprendentes. Quiero creer que también sobrevivirá.

Finalmente, el último pez, que era el que ha estado más expuesto en la orilla, y probablemente ha respirado más aire al tener parte de su cuerpo fuera del agua, ha sido el que me ha tenido más preocupado. Aunque aparentemente no presentaba heridas graves (excepto por el hecho de que le habían pasado el cable a través de la boca y las agallas), se ha quedado inmóvil de costado y apenas respiraba, con evidentes marcas de agotamiento y de shock. Lo he ido moviendo de un lado para otro, pero no reaccionaba, y finalmente la corriente lo ha ido arrastrando hasta dejarlo encallado en una parte poco profunda, donde se ha quedado de costado. Después de lo que calculo que ha sido media hora, he vuelto hasta él y continuaba como muerto, de costado, aunque aún boqueaba. He procurado llevarlo hasta una parte más profunda con la ayuda de un palo, pero como no reaccionaba finalmente me he metido en el río, lo he cogido con las manos y me lo he llevado hasta una parte donde había un buen remanso de agua. Entonces, por primera vez, ha dado algún aletazo y he visto que luchaba por respirar. Cuando he llegado a la altura del remanso, lo he lanzado con fuerza hasta la parte más profunda de las aguas y entonces, finalmente, el pez a reaccionado: ha nadado lentamente de costado, se ha enderezado, y finalmente a empezado a nadar de modo normal, como si de repente, al ser arrojado a esa zona de aguas, hubiese despertado de shock. Quiero creer que también sobrevivirá.

Por cierto que, con todo esto, a causa del esfuerzo y la lucha por liberar a esos peces de la cruel tortura y prisión en que un desalmado los había dejado allí atrapados, yo también he tenido que apechugar con el posterior dolor que se me ha despertado a causa de una reciente operación de hernia a la que fui sometido hace un par de meses. Pero he sufrido esos dolores con gusto si a cambio he liberado a esos pobres animales.

¿Y porqué os cuento esto? Bien, porque creo que hay que ser una persona muy hijodelagranputa (lo diré en una sola palabra) para tratar así a unos animales, aunque se trate de peces. Si los quieres pescar, bien, péscalos y llévatelos, pero no los dejes ahí atados y olvidados en lo que, por lo que he visto, supongo que han sido días de agonía, sin poder comer, ni descansar, donde el movimiento de un pez era la tortura del otro. Y eso suponiendo que la persona que ha hecho eso no lo ha hecho pro capricho o puro sadismo, porque entonces, además de un grandísimo hijodelagranputa, es un maldito sádico que no merece que lo respeten ni lo ayuden cuando le llegue un momento de necesidad. Sólo sé que averiguo quién ha sido, y como la cosa no haya sido hecha por simple inconsciencia o negligencia, se lo hago pagar de algún modo. Yo ya me conozco, y los que me conocen ya saben de que hablo.

PD: Todo lo que he comentado, podía haberlo grabado en video, porque cuando ha sucedido iba con mi cámara de fotos encima y mi pareja me acompañaba, pero en ese momento me parecía más importante liberar a los peces como fuera, y creía que cada segundo importaba. Quizás con un video hubiera ayudado a concienciar más a la gente sobre la crueldad humana gratuita, y sobre como debemos luchar por liberar a los que la sufren (sean animales, plantas o, naturalmente, otros humanos), y grabándolo se hubiera podido apreciar de que forma cruel habían atado a esos peces y los habían dejado allí abandonados a su suerte, pero creo que en ese momento sólo pensaba en liberalos lo más rápido posible para que no sufrieran más. Creo que he hecho bien actuando en ese momento, sin pensar en otra cosa, pero del otro modo, mostrándolo en imágenes, no dudo que hubiera sacudido más la conciencia de la gente.

jueves, 25 de abril de 2019

LA LLEGENDA DEL NEGRE DE LA RIBA

La Barceloneta és un barri mariner de Barcelona, a la comarca del Barcelonès, construït el 1753, i el més nou del districte de Ciutat Vella. És podria dir que és un barri nascut sobre les mateixes aigües del mar, ja que s’aferma sobre la terra que antigament havia format part de l’illa de Maians, i el seu naixement està lligat estretament al creixement i desenvolupament del port de la ciutat. És, per tant, un barri de tradició marinera, i bona part de la seva idiosincràsia rau amb aquest mar que frega les seves platges. Si el visitem, no podem deixar de fer una visita al Negre de la Riba, que avui dia es troba en aquell punt del carrer Andrea Doria que es creia amb el carrer del Baluard i que dona a la part posterior de lesglésia de Sant Miquel del Port.

El Negre de la Riba.

Cap a finals del segle XIX i principis del segle XX, el barri de la Barceloneta va tenir durant molt de temps el seu propi espantainfants: el Negre de la Riba. Com molt altres espantainfants, tenia la particularitat d’emportar-se als nens que no feien bondat, i mares i pares sovint empraven el seu nom perquè la canalla es portés bé, amb la particularitat de que si bé altres espantacriatures un no els podia veure -però se’ls podia imaginar-, el Negre de la Riba tenia una presència molt real i visible dins del barri mateix. Era fàcil fer-los creure que aquell espantós negre era ben capaç de cobrar vida i despenjar-se de nit -i ves a saber si de dia!-del lloc on es trobava per endur-se als infants.

Aquesta inquietant figura de color negre i estranya fisonomia (com podeu observar a la foto que li vàrem prendre) sembla ser que originalment era part del mascaró de proa d’un bergantí que molts anys enrere, cap allà l’any 1860, si fa no fa, va anar a parar, en el seu darrer viatge, als molls de Barcelona. Expliquen que aquest vaixell no identificat es va cremar accidentalment al port, i després d’això va ser desballestat, mirant d’aprofitar aquelles parts que es podien recuperar. Una de les parts desballestades era el mascaró de proa, que no era una altra que la figura del personatge que ben aviat passaria a ser conegut com el Negre de la Riba.

El Negre de la Riba, detall del rostre.

Conten que un boter de la Barceloneta anomenat Francesc Bonjoch va ser el primer propietari d’aquesta figura de faccions subsaharianes (tot i que anys més tard es descobriria que no era així, com ja comentarem més endavant). La va adquirir, com ja havia fet amb altres peces marineres, com a decoració marinera per atraure clientela al seu local. Va serrar la base de la figura, i la va posar a la porta de la seva puda (una mena de taverna de l’època) situada al moll de la Barceloneta com a reclam -cosa que es feia habitualment en aquella època-, i la figura de seguida es va fer molt popular al barri.

Amb la reforma del moll les pudes van desaparèixer i el Negre de la Riba va ser traslladat primer a un magatzem de vins de la mateixa família que tenien prop de l’antiga plaça de toros del Torín de la Barceloneta, i després va anar rondant per altres establiments, com per exemple un a prop del cementiri del Poblenou i posteriorment al Barri de Sant Martí, a una zona coneguda com la Ciutat d’en Nyoca. Sembla que va estar sempre en locals dels Bonjoch, fins el 1887, en què va morir l’últim descendent de la família. En tot aquest trànsit fins i tot va arribar a presidir un ball, motiu pel qual va ser restaurat i se li van afegir les extremitats de guix pels punts que les tenia trencades.

Part posterior de l'església de Sant Miquel del Port, al carrer Andrea Doria.

Més tard, hi ha notícia que va decorar una portalada al número 8 del carrer Castillejos. I més tard encara, un comerciant de vins el va comprar i el va tenir breument al Carrer Pallerols, més o menys fins l’any 1900, en que va tancar el seu negoci. Va ser aleshores quan en Josep Moragas (no confondre amb el militar català que va lluitar pel bàndol austriacista a la Guerra de Successió) va comprar-lo i el va portar a una torre que es va fer a la muntanya del Carmel i el va posar com a decoració d’una de les façanes, posant-hi a sota un petit cartell on deia “El renombrado Negro de la Riba”. Per aquell temps els veïns de la Barceloneta ja el deurien tenir en força estima, doncs sembla ser que de vegades passaven a veure el seu antic veí de la Riba a la mateixa muntanya del Carmel, el que no deixa de ser una bona passejada i demostra l’estima que encara li tenien.

Sabem, per un anunci publicat a la Vanguardia l’any 1919 que el senyor Moragas deuria tenir guardat el mascaró al Poblenou, en concret al Passeig del Cementiri, 236, ja que se’l va voler vendre l’any 1919. Després d’això semblava que se li havia perdut la pista, però Francesc Carreras Candi, historiador i polític català, s’alegrava anys després d’haver rebut la trucada d’una família que el tenia i li va deixar veure. En aquell moment, a l’any 1933, el Negre de la Riba es trobava al passatge de Corbinetty, actual passatge del General Bassols, prop del Cementiri del Poblenou, en mans de la família Pla. Resulta que en Moragas havia permutat la seva torre al Carmel amb un solar del mateix passatge i pel que sembla ningú li havia comprat el Negre de la Riba responent a l’anunci al diari i per tant va passar a mans d’aquesta darrera família, que l’any 1934 el va donar al Museu Marítim de Barcelona, lloc on actualment es troba la figura autèntica del Negre de la Riba, tot i que aquesta va ser policromada, quan es va descobrir que la seva figura no era la d’un guineà sinó la d’un indi iroquès.

Detall del Negre de la Riba.

Malgrat totes les voltes que va donar l’estatueta, els veïns de la Barceloneta no l’havien oblidat i l’any 2003, quan es celebrava el 250é aniversari de la creació de la Barceloneta, el van tornar a portar al barri on es va fer conegut perquè ja si quedés, tot i que l’actual Negre de la Riba que veiem a la Barceloneta és una reproducció de fibra de vidre del original, mantenint, això sí, la figura tal i com es va conèixer originalment, com la d’un misteriós negre d’estranya fisonomia que servia per espantar als infants, tot i haver perdut avui en dia el seu tarannà d’espantacriatures

El que no posem en dubte és que és un personatge molt estimat, ja que forma part de la història i la vida del barri.

Part posterior de l'església de Sant Miquel del Port.

Podeu trobar més llegendes catalanes clicant aquí.