martes, 3 de marzo de 2015

HABLAR DE LA MUERTE: DEATH CAFE

Recientemente acudí a un Death Cafe sin saber exactamente con qué me encontraría. Sabía que se trataba de una velada con un grupo de personas que se reunían para hablar de la muerte en un ambiente serio y distendido, pero, realmente, más allá de eso, ¿en qué consistía todo ese asunto? ¿Qué es, en definitiva, un Death Cafe? Con este artículo, pretendo desvelar alguna de esas dudas.


En la actualidad, la muerte parece estar presente en todos los sitios: en los noticiarios de la televisión, en la prensa, en el cine… En cierto modo podría decirse que la muerte forma parte del espectáculo. Guerras, asesinatos, ejecuciones… Y sin embargo, la muerte real, la que nos es más cercana, parece esconderse tras la cama de un hospital o una fría residencia geriátrica y pasa totalmente desapercibida, escondida tras cuatro paredes. La muerte de los seres queridos, y los sentimientos que ésta genera, parecen amagarse, y así, la muerte real, la muerte más familiar, como tal, ya no parece formar parte del día a día como lo fue antaño. Se ha convertido, en definitiva, en un tabú para nuestra sociedad; una sociedad donde vivir desenfrenadamente la vida, sin parar a pensar sobre la muerte como tal, seriamente, nos convierte en verdaderas máquinas de consumo, sin que nos planteemos que nos es realmente necesario para ser felices o en que se basa nuestra propia felicidad. Porque hablar sobre la muerte, pensar sobre ella, significa también plantearse otro modo de vivir y entender la vida. En cierto modo, un Death Cafe consiste en todo eso, darnos una perspectiva distinta sobre la muerte y el papel de la muerte en la misma vida y en el modo de percibirla desde varias ópticas diferentes.

Pero, volviendo al tema que he sacado al inicio de este artículo, ¿en qué consiste un Death Cafe? Un Death Cafe -también conocido como Café de la Muerte o Café de los Muertos en castellano- es un punto de encuentro donde varias personas se reúnen para hablar sobre la muerte y escuchar hablar sobre ella. No se trata de una reunión con fines terapéuticos, ni un grupo de duelo, de soporte o de ayuda. Tampoco se trata de un grupo de difusión sobre conocimientos relacionados con el proceso de la muerte, ni suelen haber en ella expertos sobre el tema. No, no consiste en nada de eso, aunque todo ello también puede tener algo de cabida en estas reuniones.

Un Death Cafe es, simplemente, un grupo de personas que se reúnen para hablar sobre la muerte en general, sobre el proceso de morir, o de vivir el proceso de la muerte de otra persona, sobre el papel de la muerte en las diferentes culturas y, ¿porqué no?, hablar de sus propias experiencias personales sobre el asunto, todo ello en un ambiente relajado, agradable, acogedor y distendido, donde el respeto y la confidencialidad forma parte del momento. Y todo ello mientras se comparte un café, un té, un refresco, unas galletas, unos pastelitos o unas pastitas. De algún sitio tenía que venir el sobrenombre de Cafe, ¿no? Podría decirse, en cierta manera, que se trata de una tertulia sobre la muerte, donde los pensamientos, sentimientos e ideas son libres de vagar.


La iniciativa del Death Cafe nació en Londres durante el año 2011, y desde ese año se han ido celebrando reuniones de este tipo, de forma más o menos periódica, por todo el mundo. Sus premisas y el modo de organizarlas son sencillas, y de hecho pueden encontrarse, de forma totalmente gratuita, en su propia página web, en www.deathcafe.com. Es una página bastante completa donde va informándose de los distintos Death Cafe que se celebran por el mundo, salen noticias alrededor de este asunto y hay un pequeño manual en inglés que nos guía fácilmente para organizar nuestro propio Death Cafe con un montón de sugerencias. De este modo, se capacita así a todo el mundo para preparar su propio Death Cafe, cuyos ingredientes comestibles pueden ser totalmente gratuitos o no, dependiendo de cada organizador, o bien cada persona puede contribuir desinteresadamente trayendo sus propios refrescos, pasteles o cualquier pica-pica en general.

Personalmente, el Death Cafe al que yo asistí era una reunión organizada por el grupo Gestalt Girona. Aunque cuando fui allí no sabía realmente en que consistía, la iniciativa me pareció muy buena y edificante. Al ser varias las personas allí reunidas, en un ambiente bastante acogedor, por cierto –una antigua casa del Barri Vell de Girona-, nos distribuimos entre varias mesas, formando distintos grupos de conversación, para más tarde reunirnos todos juntos y exponer de que se había hablado en cada grupo. Dicho así en frío, quizás no parezca muy interesante, pero realmente lo es. Descubrir el modo en que cada persona percibe la muerte, como la interpreta, como han sido sus vivencias, nos hacen ver las distintas perspectivas sobre este tema.

Dicho esto, poco más me queda que decir sobre el tema. Si domináis un poco el inglés, aconsejo a aquellos que estén interesados sobre el asunto que visiten la página de Death Cafe y su pequeño manual de como organizar un evento de este tipo.

Para los residentes de la provincia de Girona, decir que en la actualidad, en la ciudad de Girona ya se han celebrado dos encuentros –durante el 19 de enero y el 19 de febrero del 2015-, y las próximas reuniones se celebrarán en las fechas del 17 de marzo, 22 de abril, 25 de mayo, 11 de junio y 7 de julio del 2015, de 19:30 a 20:30 horas, en el centro Gestalt Girona, situado en la calle Minali, número 12. Una reunión sobre la muerte, mientras, repito, se toma un café, té, pasteles o galletitas. Por que la muerte forma parte de la vida. ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario