miércoles, 23 de mayo de 2012

PELÍCULAS SOBRE ASESINOS EN SERIE REALES EN EL CINE Y LA TELEVISIÓN: CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN.


¡ATENCIÓN! Aunque ya he publicado este artículo, aún faltan por ultimar ciertos detalles -básicamente añadir algunas fotografías y algo más de texto en algunas entradas-; por otro lado, de momento sólo he introducido 20 películas sobre este tema, aunque aún existen otros títulos que debería añadir, que a su vez hacen referencia a tantos otros asesinos en serie. Por lo demás, espero que pueda resultaros útil.


Los asesinos en serie ocupan un papel importante en la extensa filmografía de los thrillers, el género policíaco y el terror. Sin embargo, en proporción, pocas son las películas que se basan en las historias reales de algunos de estos individuos, aunque a menudo muchos de los asesinos en serie de ficción están inspirados en algunos de estos personajes reales. Efectivamente, son muchos los films de ficción que cogen de aquí y de allá detalles de asesinos en serie reales, desde “Harry el sucio” (1971) a “La matanza de Texas” (1974), hasta “El silencio de los corderos” (1991), por mencionar sólo unos pocos títulos que ya se consideran un clásico.

Un asesino en serie, también conocido como asesino serial o asesino múltiple, es una persona que asesina a tres o más personas durante un lapso de treinta días o más, dejando un periodo de “enfriamiento” entre cada asesinato, cuya motivación personal se basa en la gratificación psicológica que le proporciona dicho acto. Los asesinos en serie están específicamente motivados por una multiplicidad de impulsos psicológicos, especialmente de ansia de poder o compulsiones sexuales múltiples; unos pocos, los menos, lo son simplemente por motivos económicos, aunque también puede darse el caso. Los crímenes seriales perpetrados por un sujeto suelen ser llevados a cabo de una forma similar, siguiendo lo que se llamaría un patrón o una pauta, aunque existen excepciones, y las víctimas de éstos a menudo comparten alguna característica común (sea ocupación, raza, apariencia física externa, sexo o edad), aunque esto también puede que no siempre sea así.

El siguiente artículo está organizado de la siguiente manera: ante todo ofrecerá una pequeña biografía con pequeños datos, que será seguido por un pequeño artículo sobre la vida o los crímenes de cada uno, bordándolo, eso sí, muy por encima, ya que, por temas de espacio y porque el artículo no versa tanto en ellos como en las películas basadas en ellos, serán bastante resumidos. Acto seguido, introduciré el título de una película que se basa en la vida real de cada uno de estos asesinos, o en alguna de las hipótesis que giran entorno a ellos (como podría ser el caso de Jack el destripador). Esto no significa que ese título sea el único que existe entorno a ese asesino, al contrario; pueden existir, y de hecho existen, otros títulos. En mi caso, he tenido que decidir entre los que me parecen más representativos, aún a riesgo de equivocarme. En todo caso, espero que este artículo pueda serviros de ayuda.

AILEEN WUORNOS

Nombre real: Aileen Carol Wuornos (Aileen Carol Pittman).
Apodo: Sandra Kretsch, Susan Lynn Blahovec, Lee Blahovec, Cammie Marsh Greene, Lori Kristine Grody.
País o región: Florida, Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 29 de febrero de 1956.
Fecha de su captura: 09 de enero de 1991.
Fecha de defunción: 09 de octubre de 2002.
Causa de su muerte: Ejecutada, sentenciada a morir mediante el uso de inyección letal.
Fechas de sus asesinatos: 30 de noviembre de 1989 – 19 de noviembre de 1990.
Número total de víctimas: 7 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Pena de muerte. Prostitución. Trastorno límite de la personalidad.

La historia de Aileen Wuornos parece abocada al drama desde su propio inicio: hija de un padre esquizofrénico que era un pederasta, y abandonada por su madre a muy temprana edad, pasó al cuidado de sus abuelos. Wuornos afirmó que su abuelo alcohólico abusó de ella física y sexualmente en su niñez, y que mantuvo relaciones sexuales desde muy temprana edad, a los once años, a cambio de cigarrillos, drogas o comida. Quedó embarazada a los catorce años, siendo entonces, repudiada por su familia. A partir de ahí inicia una carrera llena de delitos criminales de diversa índole: robo a mano armada, agresión, conducir ebria y sin licencia, intento de cobro de cheques falsos, robo de vehículos, resistencia a la autoridad… Finalmente conoce a una joven, Tyria J. Moore, convirtiéndose en amantes. Viajan juntas y sus andanzas delincuentes se multiplican, siendo una fuente extra de ingresos económicos el dinero que Wuornos obtiene mediante la prostitución. Por aquella época Wuornos viaja siempre armada con una pistola que lleva en su bolso. Aunque en ocasiones Wuornos dijo que había asesinado a sus víctimas porque la habían violado, o intentado violar, la verdad de sus palabras es más que dudosa, aunque parece muy probable que en al menos en una ocasión, eso fuera cierto: el caso de su primera víctima, Richard Mallory, que al parecer la ató, violó, maltrató y torturó A partir de ahí, algo se rompería en el interior de la mente de Aileen, que empezaría la cadena de asesinatos del resto de sus víctimas, a las que una vez muertas robaría sus pertenencias. Finalmente, ella y Tyria Moore fueron detenidas por la justicia, que buscaba a dos mujeres sospechosas de los asesinatos que viajaban siempre juntas, concediéndole la inmunidad a Tyria Moore a cambio de una confesión contra Wuornos. En 1991, Aillen muere ejecutada mediante el uso de inyección letal.

MONSTER (Monster)


Año: 2003. Duración: 110 minutos. País: Estados Unidos. Director: Patty Jenkins. Guión: Patty Jenkins. Música: BT. Fotografía: Steven Bernstein. Actores: Charlize Theron, Christina Ricci, Bruce Dern, Scott Wilson, Pruitt Taylor Vince, Lee Tergesen, Annie Corley.


Película que narra la carrera criminal de Aileen Wuornos junto a su amante (que en este film recibe el nombre de Shelby Wall por motivos legales), hasta su muerte. Adopta la hipótesis no aceptada por el jurado, de que la primera víctima de Aileen Wuornos realmente abusó de ella, maltratándola y torturándola, lo que desencadenaría los posteriores hechos que darían el inicio de su carrera de asesina, mostrándonos una Aileen que es más una víctima de las circunstancias, que no la supuesta asesina en seri que fue.



ALBERT DeSALVO

Nombre real: Albert Henry DeSalvo.
Apodo: El Estrangulador de Boston. El Estrangulador Loco. El Asesino del Atardecer. El Medidor. El Hombre Verde.
País o región: Massachusetts, Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 03 de setiembre de 1931.
Fecha de su captura: 27 de octubre de 1964.
Fecha de defunción: 25 de noviembre de 1973.
Causa de su muerte: Apuñalado en prisión hasta morir.
Fechas de sus asesinatos: 14 de junio de 1962 – 04 de enero de 1964.
Número total de víctimas: 13 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Estrangulación. Tortura a animales. Violación.

DeSalvo vivió una dura infancia en la que su violento padre alcohólico maltrataba a su esposa e hijos indistintamente, llegando a vender a DeSalvo y dos de sus hermanas a un granjero como esclavos, estando cautivos durante meses, siendo víctimas de malos tratos, abusos sexuales y trabajos forzados. Del mismo modo, el padre lo obligaba a mirar mientras mantenía relaciones con prostitutas que llevaba a su casa, o mientras violaba a su madre delante de él y, más tarde, a sus hermanas. En un ambiente así, no es de extrañar que el joven Albert DeSalvo pronto se convirtiese en un pequeño delincuente que perpetraría pequeños robos y hurtos, y torturaría a animales por diversión. Finalmente, su padre abandonaría el hogar, desentendiéndose definitivamente de su familia, y pasados unos años su madre se divorciaría y casaría de nuevo. Cuando tuvo la suficiente edad, DeSalvo se alistó en el ejército, y en Alemania conocería a la que sería su esposa, una mujer atractiva de una familia respetable a la que, tras tener a su primer hijo, le aterraría mantener relaciones sexuales, cosa que frustraría enormemente a DeSalvo, que pronto buscaría un modo de obtener las atenciones de otras mujeres haciéndose pasar por representante de agencias de modelos. Sin embargo, sus asesinatos no empezarían hasta más tarde. Entre el 14 de junio de 1962 y el 4 de enero de 1964, 13 mujeres solteras con edades comprendidas entre los 19 y 85 años de edad fueron asesinadas en el área de Boston. La mayoría de las mujeres fueron asaltadas sexualmente, mediante violación o el uso de objetos en sus apartamentos y luego estranguladas con artículos de ropa; la víctima más anciana murió de un ataque al corazón; otras dos fueron apuñaladas hasta la muerte; una de ellas fue también golpeada. Las viviendas aparentaban haber sido revueltas como si de un robo se tratase, pero el ladrón no se había llevado nada de valor. Sin ningún signo de entrada forzada en sus viviendas, se supuso que conocían a su asesino o voluntariamente le permitieron la entrada a sus hogares. La policía no estaba convencida que todos estos asesinatos fuesen trabajo de un solo individuo, especialmente debido a la gran diferencia de edad de las víctimas, o la raza de éstas. En una ocasión, un desconocido entró a la casa de una mujer joven haciéndose pasar por un trabajador de mantenimiento enviado por el supervisor del edificio, atando a su víctima a la cama, procediendo a asaltarla sexualmente, y se fue de repente, diciendo “Lo siento” mientras se iba. La descripción de la mujer llevó a la policía a identificar al asaltante como DeSalvo y cuando su fotografía fue publicada, muchas mujeres lo identificaron como el hombre que las había asaltado sexualmente. DeSalvo no era sospechoso de estar involucrado en los asesinatos, pero después de ser acusado de violación dio algunos detalles de sus actividades a su compañero de celda, lo que llevo a éste a sospechar que pudiera estar junto al Estrangulador de Boston. A partir de ahí, las cosas se aceleraron. Aunque habían algunas inconsistencias en sus declaraciones, DeSalvo fue capaz de citar detalles que no habían sido hechos públicos nunca. A pesar que el asesino parecía sufrir de cierto desdoblamiento o ruptura de personalidad en ciertos momentos, fue juzgado y encarcelado. Finalmente, después de varios años, murió apuñalado en prisión por uno de sus compañeros. Su asesino nunca fue descubierto.

EL ESTRANGULADOR DE BOSTON (The Boston Strangler)


Año: 1968. Duración: 120 minutos. País: Estados Unidos. Director: Richard Fleischer. Guión: Edward Anhalt. Música: Lionel Newman. Fotografía: Richard H. Kline. Actores: Tony Curtis, Henry Fonda, George Kennedy, Mike Kellin, Hurd Hatfield, Murray Hamilton, Sally Kellerman, Jeff Corey.


Película que parte de la premisa de que el asesino conocido como el Estrangulador de Boston fue, verdaderamente, Albert DeSalvo, cosa que algunos expertos ponen en duda a pesar de su confesión. Esta película reconstruye la vida del famoso asesino que aterrorizó la ciudad americana de Boston a comienzos de los sesenta, mediante una narración fría, cercana del documental, terriblemente efectiva, entre la que destaca la fractura de las pantallas en pequeñas ventanas, y la magistral interpretación de su principal actor (para alguna gente, el mejor papel de su carrera), que interpreta a un hombre aparentemente normal, con su familia y su trabajo, que, sin embargo, vive atrapado en su propia locura asesina.



ANDREI CHIKATILO

Nombre real: Andrei Romanovich Chikatilo.
Apodo: El carnicero de Rostov. El destripador de Rostov. El destripador rojo. El asesino de la franja del bosque.
País o región: Ucrania, en los tiempos de la antigua Unión Soviética.
Fecha de nacimiento: 16 de octubre de 1936.
Fecha de su captura: 20 de noviembre de 1990.
Fecha de defunción: 14 de febrero de 1994.
Causa de su muerte: Ejecutado, sentenciado a morir de un disparo a la cabeza.
Fechas de sus asesinatos: 22 de diciembre de 1978 – 06 de noviembre de 1990.
Número total de víctimas: 53 muertes confirmadas; 56 o más reclamadas.
Palabras clave: Asesinato. Canibalismo. Impotencia. Mutilación. Pedofilia. Pena de muerte. Sadismo. Tortura. Violación.

Andrei Chikatilo fue uno de los asesinos en serie más prolíficos de la historia. Sus víctimas eran principalmente niños y jóvenes de ambos sexo, y prostitutas, a los que solía captar en estaciones de trenes o autobuses, conduciéndolos a lugares solitarios y apartados, donde los torturaba y asesinaba sin piedad, obteniendo de este modo un placer sexual salvaje. A menudo mordisqueaba a sus víctimas mientras éstas aún vivían arrancándoles sus pezones y genitales, que masticaba y devoraba en su febril frenesí. La historia de la captura de este asesino pasó a los anales de la antigua Unión Soviética debido a una gran cantidad de despropósitos nacidos en el seno interior de la burocracia rusa, que dificultó mucho la captura del asesino, y que llevó a detener injustamente a numerosos sospechosos, que admitían su culpabilidad ante los interrogatorios brutales y primitivos a los que eran sometidos, hasta que la aparición de nuevas víctimas demostraba su inocencia. No faltó el sospechoso que, entre el paso que había entre un asesinato y otro de los cometidos por Chikatilo, prefirió el suicidio. Finalmente Chikatilo fue capturado, después de largos años, apresado y ejecutado, al considerarse que era una persona totalmente cuerda y en su sano juicio, aunque en sus últimos días quiso hacerse pasar por loco, lejos de aquel ciudadano aparentemente tímido, callado y apacible.

CITIZEN X (Citizen X)


Año: 1994. Duración: 105 minutos. País: Estados Unidos. Director: Chris Gerolmo. Guión: Chris Gerolmo. Música: Randy Edelman. Fotografía: Robert Fraisse. Actores: Stephen Rea, Donald Sutherland, Max von Sydow, Jeffrey DeMunn, Joss Ackland, John Wood, Radu Amzulescu, Imelda Staunton.


¡Muy recomendable! Aunque se trata de una película desarrollada para la televisión por cable, supera en calidad a muchas películas creadas para el cine. Sorprendentemente, esta película, más que incidir en la figura del propio asesino, lo hace en las personas que dieron caza a éste, uno de los más brutales, sádicos y prolíficos asesinos en serie de la historia de la Unión Soviética: Andrei Chikatilo. El film nos muestra la lucha del doctor Viktor Bukarov, no únicamente contra uno de los peores asesinos en serie que han existido, sino contra el mismo sistema burocrático ruso que negaba la existencia de ese hombre. Con la ayuda del mayor Mikhail Fetisov, el psiquiatra Alexandr Bukhanovsky, y un cuerpo de agentes policiales, poco a poco empieza una caza que durará años.



ASESINO DEL ZODIACO, EL

Nombre real: Desconocido.
Apodo: Asesino del Zodiaco. Zodiaco.
País o región: California, Estados Unidos (y posiblemente, Nevada, Estados Unidos).
Fecha de nacimiento: Desconocido.
Fecha de su captura: Nunca fue atrapado.
Fecha de defunción: Desconocido.
Causa de su muerte: Desconocido.
Fechas de sus asesinatos: 04 de junio de 1963 o 20 de diciembre de 1968 – 11 de octubre de 1969 o en algún momento indeterminado del año 1972. Sus cartas se recibieron entre los años 1969 y 1974.
Número total de víctimas: 5 víctimas confirmadas, aunque existen sospechas que otras cuatro víctimas de asesinato pudieran ser obra del Asesino del Zodiaco. Según las palabras del mismo asesino, habría matado a un total de 37 personas.
Palabras clave: Asesinato. Cartas anónimas.

¿Quién fue Zodiaco? La auténtica identidad del Asesino del Zodiaco jamás ha sido resuelta pese a la gran cantidad de indicios, avistamientos del posible asesino, un retrato robot y cartas con posibles pistas y misteriosos criptogramas enviadas por él mismo a la prensa que han existido. Y tan dudoso como su misma identidad, de la que hubo numerosos sospechosos, aunque hasta hoy en día no ha habido ninguna confirmada, es el número total de sus víctimas. Aunque los investigadores sólo le acreditaron siete víctimas canónicas, de las cuales dos sobrevivieron, el Zodiaco, en sus cartas, afirmó que había asesinado a treinta y siete personas, aunque la certeza de que eso sea cierto puede ponerse fácilmente en duda. Aún así, aunque sin pruebas concluyentes, existen muchas otras víctimas que se considera que, potencialmente, podrían haber sido asesinadas por este criminal al que nunca se atrapó, por ciertas similitudes que guardan unos con otros, a pesar de la aparente aleatoriedad de los crímenes (una de las pautas del Zodiaco).

ZODIAC (Zodiac)


Año: 2007. Duración: 158 minutos. País: Estados Unidos. Director: David Fincher. Guión: James Vanderbilt. Música: David Shire. Fotografía: Harris Savides. Actores: Jake Gyllenhaal, Robert Downey Jr., Mark Ruffalo, Anthony Edwards, Chloë Sevigny, Donal Logue, John Carroll Lynch, Brian Cox, Clea DuVall, Elias Koteas, Dermot Mulroney, Ciara Hughes, Philip Baker Hall, Ione Skye.


Película que se centra, sobretodo, en las largas investigaciones de los detectives y periodistas que intentaron averiguar la identidad del “Asesino del Zodiaco”, así como en algunos de los aspectos del caso, como las misteriosas cartas que el asesino envió a los periódicos. Durante el film se muestran algunas de las hipótesis que se han dado sobre los posibles sospechosos, así como la reconstrucción de algunos de los crímenes. Película bastante larga que puede resultar tediosa, especialmente para los que no estén demasiado interesados en el tema.



CARL PANZRAM

Nombre real: Charles Panzram.
Apodo: A lo largo de su vida Panzram utilizó diversos apodos: Carl Baldwin, Jeff Davis, Jefferson Davis, Jefferson Rhodes, Jeff Rhodes, Jack Allen, Jefferson Baldwin, John King, John O’Leary, Copper John.
País o región: Estados Unidos, a lo largo de diversos estados.
Fecha de nacimiento: 28 de junio de 1891.
Fecha de su captura: En algún momento de 1928. Previamente ya había sido detenido en múltiples ocasiones y por diversos delitos.
Fecha de defunción: 05 de septiembre de 1930.
Causa de su muerte: Ejecutado, sentenciado a morir por la horca.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento indeterminado de 1920 - En algún momento de 1928.
Número total de víctimas: Entre 6-22 víctimas. Reconoció haber asesinado a 21 hombres si bien se estima que pudo matar al menos a 100 personas durante toda su vida y continuos viajes.
Palabras clave: Asesinato. Pena de muerte. Piromanía. Violación.

Carl Panzram fue uno de los hombres más peligrosos de su tiempo. Ladrón, violador y asesino en serie, tuvo el privilegio de ser, a su vez, una de las víctimas más visibles del fallido sistema penal norteamericano de principios del siglo XX, cuando las instituciones correccionales carecían de supervisión externa, lo que implicaba la existencia y tolerancia de abusos que hoy día resultan inadmisibles, como torturas, violaciones, explotación, aislamiento continuado, etc. Panzram fue hijo de unos inmigrantes de origen prusiano que trabajaban como granjeros, viviendo casi en la miseria, junto a sus seis hermanos. Ya desde su juventud mostró sus claras tendencias al robo, lo que le significó el internamiento en diversos correccionales, donde sufrió diversos abusos, físicos y sexuales. Tras ser liberado se fugó de su hogar, viajando como polizón en vagones de tren. En algunas de estas ocasiones sufrió el abuso de vagabundos y oficiales ferroviarios. Finalmente cayó en otro reformatorio, del cual, después de sufrir numerosas palizas debido a su carácter rebelde, escapó rumbo al este robando y quemando iglesias, una actividad que repetiría a lo largo de su vida, ya que odiaba todo aquello que oliera a religión. Ingresó en la Armada, pero debido a su insubordinación, fue encarcelado numerosas veces y, finalmente, se le condenó a tres años de trabajos forzados en una prisión federal de Leavenworth. Debido a su naturaleza, pronto se vio envuelto en graves problemas con los celadores, sufriendo frecuentes palizas y prolongados periodos de confinamiento en solitario. Allí, Panzram estaba sujeto a una bola de acero de más de veinte kilos que debía llevar a donde fuera, durante diez horas al día, todos los días de la semana, picando piedras. Este severo régimen hizo que se volviera muy fuerte y musculoso. Cuando finalmente salió libre, sólo deseaba hacer tanto daño como pudiera, como respuesta a todos los agravios recibidos desde su niñez. Durante años se mantuvo errante por diversos estados, dejando una estela de robos, hurtos e incendios por doquier. Cualquier hombre que se cruzara en su camino, y habida la oportunidad, era asaltado y violado no importando raza, edad o sexo. A pesar de su buena apariencia masculina, y no siendo necesariamente homosexual, no tenía ningún interés por las mujeres. Cuando la situación se salía de control, trepaba al primer tren que pasara por su camino y se alejaba del peligro. Pasaba el tiempo y Panzram únicamente conocía la mala vida siendo arrestado casi por todos lados en que caminaba. Los cargos variaban desde el típico robo, a piromanía y sodomía. De nuevo en prisión, se dedicaba a sodomizar a todo aquel que cayera en sus manos. Su ferocidad y fuerza intimidaban al resto de los prisioneros de tal modo que no oponían resistencia a sus abusos. A partir de aquí, todo viene a ser un ir y venir de presidios, en los que sufre contantes torturas y palizas, es soltado continuamente, o se fuga, indistintamente. Con las riquezas obtenidas del robo de la residencia del, por entonces, presidente Taft, se hizo con un yate y comenzó a navegar de aquí a allá como un pirata. Frecuentemente amarraba en los puertos que visitaba para reclutar marineros y una vez que los incautos caían en sus garras, les robaba, violaba y asesinaba, continuando su camino de escaramuzas y presidio. En una de sus huidas aborda un buque mercante y termina en Angola, África, por entonces una colonia portuguesa. Allí se ceba con los nativos, continuando su carrera de violaciones y asesinatos con jóvenes y adultos, hasta que decide huir a Portugal. Sin embargo, la policía local ya estaba alertada de su racha de presuntos asesinatos en África, así que lo deporta a América. Para 1922, Panzram estaba de nuevo en los Estados Unidos. Tras unas cuantas semanas en suelo norteamericano, decide renovar su licencia de marino y arreglar los papeles de su viejo bote, continuando su criminal orgía de robos, violaciones y asesinatos, manteniéndose en constante movimiento. Una noche de agosto de 1923, Panzram se introdujo en los depósitos de una estación de trenes para robar, siendo descubierto por un oficial que efectuaba su ronda nocturna y, tras un forcejeo, es detenido. En este punto Panzram decide comenzar a hablar y se declara fugitivo del estado de Oregón donde aún debía purgar catorce años de prisión. La policía decide enviar telegramas a Oregón para averiguar si es cierto. La respuesta fue que Jeff Baldwin, uno de los alias de Panzram, era requerido por la justicia del estado. La suerte del criminal llegaba a su fin. Pocas semanas después es sentenciado a 5 años de prisión por los robos cometidos en aquella jurisdicción. Durante su presidio en Washington, los guardias pronto notaron que el reo Charles Panzram frecuentemente hablaba de haber asesinado niños. Comenzó una extensa averiguación en diferentes jurisdicciones para clarificar la información. Pronto surgieron los datos que corroboraban las aseveraciones del reo. Cuando fue registrado en la cárcel, un joven guardia recién ingresado al servicio, Henry Lesser, entabló conversaciones con Panzram. Sometido a las más salvajes torturas y condiciones carcelarias de su tiempo, Carl Panzram, decide confesar absolutamente todo. Por alguna razón Lesser se compadece del rabioso y odiado criminal y se convierte en su único confidente en la prisión. Pronto ambos hombres se hacen amigos y Lesser convence a Panzram de escribir sus memorias. Aquella enorme declaración abarca toda la carrera criminal de Panzram, incluyendo descripciones de todas y cada una de sus encarcelaciones a lo largo y ancho del territorio. A pesar de la falta de comunicación entre agencias y prisiones de aquel tiempo, la mayoría de los datos aportados fueron corroborados. No solo habló de su vida, sino también del sistema penal norteamericano al cual propinó acres críticas, tachándolo de inútil y nocivo. Uno de sus lemas más recurrentes era que la fuerza daba derecho, asegurando que no guardaba arrepentimiento alguno por ninguno de sus crímenes. El 1 de Febrero de 1929 Carl Panzram regresó a la conocida prisión de Leavenworth y al serle leídas las reglas por el guardia principal declaró serenamente que asesinaría al primer sujeto que se metiera con él. Y en efecto así ocurrió cuando uno de los guardias la tomó contra él. A la primera oportunidad lo masacró con una barra metálica. Por este terrible crimen fue llevado nuevamente a juicio. La sentencia fue la horca. El 5 de septiembre de 1930, Panzram es colgado. Hasta el momento de su muerte se comporto desafiante e incorregible como siempre.

EL CORREDOR DE LA MUERTE (Killer: A Journal of a Murder)


Año: 1996. Duración: 91 minutos. País: Estados Unidos. Director: Tim Metcalfe. Guión: Tim Metcalfe. Música: Graeme Revell. Fotografía: Ken Kelsch. Actores: James Woods, Robert Sean Leonard, Cara Buono, Ellen Greene, Robert John Burke, Steve Forrest.


Henry Lesser ingresa como carcelero en Leavenworth, una de las prisiones más duras del país. Allí conoce a Carl Panzram, un peligroso asesino con el que entabla una particular relación que pondrá en cuestión sus principios y su fe en el sistema penitenciario. Carl quiere escribir su autobiografía y Henry, incumpliendo las normas, le facilita lápiz y papel con la esperanza de que la experiencia le redima. En el manuscrito, Carl relata su terrible carrera criminal, mostrándose como un hombre dominado por el resentimiento, el odio y la violencia.



CAYETANO SANTOS GODINO

Nombre real: Cayetano Santos Godino.
Apodo: El Petiso Orejudo.
País o región: Buenos Aires, Argentina.
Fecha de nacimiento: 31 de octubre de 1896.
Fecha de su captura: 04 de diciembre de 1912.
Fecha de defunción: 15 de noviembre de 1944.
Causa de su muerte: Muerto bajo circunstancias sospechosas.
Fechas de sus asesinatos: 29 de marzo de 1906 o en algún momento de enero de 1912 – 03 de diciembre de 1912.
Número total de víctimas: 3 víctimas (4, según su confesión), y la tentativa de asesinato de 7 más, todos de niños de corta edad. De manera circunstancial, se sospecha que pudiera haber asesinado a otros menores.
Palabras clave: Asesinato. Piromanía. Robo. Tortura. Tortura a animales.

Hijo de una familia numerosa, Cayetano Santos Godino a menudo sufrió los malos tratos y palizas propinados por su padre y su hermano Antonio. Quizás debido a ello, ya desde los ocho años, el Petiso Orejudo parecía proclive a agredir, golpear y torturar a niños de más corta edad, mostrando muy mala predisposición para la escuela, y pasando la mayor parte del tiempo deambulando en la calle. Durante ese tiempo, se sabe que robaba, apedreaba cualquier cosa o persona, y que también martirizó y torturó diversos animales. Por estas fechas también se le atribuye el que podría ser su primer asesinato, según su propia confesión, contando él con apenas nueve años de edad: la muerte de una niña de tres años, María Rosa Face, cuyo cuerpo jamás fue hallado y fue dada por desaparecida. Sin embargo, sería durante el año 1912, el año más funesto de su carrera criminal, en el que cometió el resto de sus asesinatos, así como varios intentos fallidos de los mismos, y provocó cierta cantidad de incendios que, por suerte, no causaron víctimas mortales. Finalmente fue arrestado, debido, más que nada, al poco cuidado que mostró por cubrir las huellas de sus crímenes, y encarcelado, evitando ser condenado a muerte debido a su corta edad (entre los 15-16 años en el momento de sus crímenes), pues en el momento en que cometió todos sus crímenes, era aún menor de edad. Finalmente, el Petiso Orejudo moriría en prisión, lugar del cual ya nunca más salió, a causa de misteriosas circunstancias.

EL NIÑO DE BARRO (El niño de barro)


Año: 2007. Duración: 103 minutos. País: Argentina. Director: Jorge Algora. Guión: Jorge Algora, Christian Busquier, Héctor Carré. Música: Nani García Silva. Fotografía: Suso Bello. Actores: Maribel Verdú, Daniel Freire, Chete Lera, Juan Ciancio, César Bordón, Abel Ayala, Sergio Boris.


Aunque basado en el caso real del Petiso Orejudo, la película quizás se desvirtúa un poco al introducir un elemento esotérico en el film. Cuando una serie de brutales asesinatos a menores se propaga por Buenos Aires, Mateo, un niño de 10 años, oculta que en sus pesadillas es testigo de los crímenes, por miedo a que crean que él es el asesino; pero su secreto se descubre y el niño se convierte en el principal sospechoso de los asesinatos. Estela, su madre, y el forense de la policía, el Dr. Soria, tratarán de encontrar una explicación racional a las visiones y así minar el escepticismo del comisario Petrie, que investiga los brutales crímenes.



ED GEIN

Nombre real: Edward Theodore Gein.
Apodo: El demonio de Plainfield. El carnicero loco.
País o región: Winsconsin, Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 27 de agosto de 1906.
Fecha de su captura: 16 de noviembre de 1957.
Fecha de defunción: 26 de julio de 1984.
Causa de su muerte: Insuficiencia respiratoria y paro cardíaco.
Fechas de sus asesinatos: 08 de diciembre de 1954 – 16 de noviembre de 1957.
Número total de víctimas: 2 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Expolio de cadáveres y tumbas. Fetichismo. Robo de cadáveres. Trastorno mental. Travestismo. Voyeurismo.

Ed Gein no encaja dentro de la definición tradicional de asesino en serie, ya que, con menos de tres asesinatos atribuidos a él, no puede considerarse dentro de esa categoría. Y, sin embargo, eso no impide que a menudo se le incluya en los diversos listados de asesinos seriales, como es ahora el caso, debido, principalmente, a todos los macabros descubrimientos que se hicieron en el interior de su casa, que, a su vez, servirían de inspiración para la creación de diversos asesinos en serie de ficción, como Norman Bates (“Psicosis”), Leatherface (“La matanza de Texas”) y Jame “Buffalo Bill” Gumb (“El silencio de los corderos”). Efectivamente, Ed Gein fue un hombre perturbado mentalmente, probablemente a causa de la austera educación que le dio su madre, que le apartaron de la influencia del resto del mundo, convirtiéndolo prácticamente en un alienado. Tras la muerte de ésta, desarrolló su afición a desenterrar, robar y conservar cadáveres (tanto los que desenterró como los de sus dos víctimas) y a fabricar con ellos mobiliario, ropa y otros útiles, ya fuera con sus huesos o sus pieles, que llenaban su hogar. Efectivamente, en el hogar de Ed Gein, lleno de montañas de basura, desperdicios, cajas de cartón, latas vacías, herramientas oxidadas, excrementos, revistas pornográficas, de terror y de anatomía humana, chicles pegados en las tazas y una dentadura sobre el mantel de la mesa, se hallaron varios cráneos esparcidos por la cocina, unos intactos y otros partidos por la mitad y empleados como cuencos; una inspección más detenida reveló que una de las sillas de la cocina estaba hecha con piel humana, así como las pantallas de las lámparas, las papeleras, las fundas de los cuchillos e incluso alguna prenda de vestir, como un chaleco o un cinturón formado con pezones humanos. Entre los más atroces descubrimientos, se encontraron unas cajas con los restos humanos pertenecientes a diferentes cuerpos sin identificar, así como órganos humanos en la nevera, un collar de labios humanos, una caja de zapatos con nueve vaginas, el corazón y la cabeza amputada de Bernice Worden en una bolsa de plástico, una colección de nueve máscaras de piel humana con el pelo intacto, de las cuales, cuatro colgaban en la pared que rodeaba la cama de Gein, junto algunos cráneos, entre muchas otras macabras posesiones. Se consideró que Ed Gein sufría un profundo trastorno mental y fue ingresado en una institución psiquiátrica, donde pasó el resto de sus días, muriendo a los 77 años de edad. No es de extrañar, pues, que aunque Ed Gein no pueda clasificarse como un auténtico asesino en serie, adorne buena parte de los escritos que se han hecho sobre el tema.

ED GEIN (Ed Gein)


Año: 2000. Duración: 89 minutos. País: Estados Unidos. Director: Chuck Parello. Guión: Stephen Johnston. Música: Robert McNaughton, Gustav Cezario. Fotografía: Vanja Cernjul. Actores: Steve Railsback, Carrie Snodgress, Carol Mansell Sally Champlin, Steve Blackwood, Nancy Linehan Charles, Bill Cross, Travis McKenna, Jan Hoag, Brian Evers.


Tras la muerte de su posesiva madre, Ed Gein se queda sólo y alienado en un mundo que no comprende, rompiéndose algo en su interior. Esto será el inicio de una serie de saqueos de tumbas que durará años, hasta que, con el asesinato de su segunda víctima, se descubrirá el macabro contenido que escondía en el interior de su hogar. Una película que indaga en el interior de la perturbada mente de Ed Gein, convirtiéndolo en un personaje humano más digno de compasión que no de odio debido a su trastorno mental.



HENRI DÉSIRÉ LANDRU

Nombre real: Henri Désiré Landru.
Apodo: El Barba Azul de Gambais. Raymond Diard. Dupont.
País o región: Francia.
Fecha de nacimiento: 12 de abril de 1869.
Fecha de su captura: 11 de abril de 1919.
Fecha de defunción: 25 de febrero de 1922.
Causa de su muerte: Pena capital. Murió guillotinado.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento indeterminado de enero de 1915 – En algún momento indeterminado enero de 1919.
Número total de víctimas: 11 víctimas probadas, aunque la policía calculó que pudo haber matado entre 117 y 300 mujeres.
Palabras clave: Asesinato. Descuartizamiento de cadáveres. Intereses económicos. Intereses económicos. Robo.

Hijo de una modesta familia parisina, recta y religiosa, Henri Désiré Landru era inteligente, educado y refinado, pero poseía un desmedido deseo por gozar de un buen nivel de vida. Casado y padre de familia, Landru empezó a ganarse la vida honradamente hasta que, entre 1902 y 1914, cometió algunos pequeños delitos de estafa, lo que le valdría tres penas sucesivas de cárcel. Precisamente una de esas estafas, en la que se presentó como pretendiente de una desconsolada viuda que ofrecía su patrimonio a cambio de un varón que le hiciese compañía, cuando Landru empezaría a encauzar su carrera criminal como consolador de viudas, con la variable de plantearse el asesinato para que éstas no pudieran acusarlo más. La Primera Guerra Mundial le proporcionaría a Landru la oportunidad perfecta, ya que, con las bajas que a diario se producían en el frente de batalla, aumentaba constantemente el número de viudas que colocaban en los periódicos anuncios matrimoniales. Landru comprendió que un hombre como él, educado, atractivo y joven aún, resultaba un excelente pretendiente que podía aprovecharse de esta situación publicando anuncios en la prensa. Así, centenares de mujeres respondieron a sus anuncios, y Landru sólo tenía que descartar a todas aquellas con pocas posibilidades, enviando una respuesta al resto para recoger más información y asegurarse de su rentabilidad, seleccionando de este modo a sus víctimas, a las que iría eliminando a medida que obtuviese sus riquezas o sospechasen de él. Sus dos primeras víctimas fueron una viuda y su hijo, de 39 y 17 años respectivamente, que serían asesinados en un pequeño apartamento alquilado a las afueras de París, a las que seguirían muchas otras. Finalmente, Landru alquiló una casa en la localidad de Gambais, a unos 50 kilómetros de la capital francesa, y allí prosiguió sus crímenes con mayor impunidad, invitando a viudas a las que prometía matrimonio, asegurándose de este modo de disponer de su dinero para “futuras inversiones” de la pareja, tras lo cual las asesinaba y las quemaba en el horno de la casa. Mientras todo eso pasaba, llevaba una vida normal, visitando a su esposa y sus hijos con frecuencia, y haciéndole regalos carísimos. Pero, una vez acabada la guerra, los parientes empezaron a buscar a sus desaparecidos; fue entonces cuando el cerco del asesino empezó a estrecharse inexorablemente, hasta que la casualidad quiso que la policía diera con una pista que los conduciría a él. Una vez en la gendarmería, se pudo conocer la auténtica identidad del asesino gracias a una agenda, en la que también se pudo encontrar once nombres, cuatro de los cuales coincidían con desapariciones ya constatadas y, también, con una meticulosidad asombrosa de ahorrador compulsivo, los precios de los boletos de ferrocarril de París a Gambais. En la casa que allí había alquilado se pudieron encontrar 295 huesos humanos semicarbonizados, un kilo y medio de cenizas y 47 piezas dentales de oro que Landru guardaba en un cajón. Poco después, se pudo confirmar que el asesino había vendido ropas, muebles y enseres de sus víctimas. El juicio de Landru fue uno de los más sonados del París de entreguerras. Aunque Landru reconoció haber engañado a sus víctimas, jamás confesó la autoría de los asesinatos. Al final, el 30 de noviembre de 1921, sólo fue condenado por once asesinatos probados, aunque la policía calculó que el número total de víctimas del Barba Azul de Gambais podía ascender entre 117 y 300 mujeres. Finalmente, el año 1922, Landru murió decapitado bajo el filo de la guillotina.

LANDRÚ (Landru)


Año: 1963. Duración: 115 minutos. País: Francia. Director: Claude Chabrol. Guión: Françoise Sagan. Música: Pierre Jansen. Fotografía: Jean Rabier. Actores: Michèle Morgan, Danielle Darrieux, Hildegard Knef, Juliette Mayniel, Stéphane Audran, Catherine Rouvel, Françoise Lugagne.


Film francés que vale la pena ver, basado en la historia real de Henri Désiré Landru. Amable padre de familia, educado, inteligente, elegante y refinado, este caballero lleva una doble vida, embaucando a mujeres viudas a través de anuncios en la sección la sección de contactos de los periódicos, a las que seduce, engaña y posteriormente asesina para poder quedarse con su dinero y sus pertenencias. Una película que no es sólo un retrato de este desalmado personaje, sino también un retrato del París de principios del siglo XX.



HENRY LEE LUCAS (y Ottis Toole)

Nombre real: Henry Lee Lucas.
Apodo: El asesino de la I-35. El asesino de la confesión.
País o región: Estados Unidos (actúo en varios estados).
Fecha de nacimiento: 23 de agosto de 1936.
Fecha de su captura: 11 de junio de 1983.
Fecha de defunción: 13 de marzo de 2001.
Causa de su muerte: Paro cardíaco.
Fechas de sus asesinatos: 11 de enero de 1960 – En algún momento indeterminado de 1984.
Número total de víctimas: Número de víctimas indeterminado, oscilando oficialmente de 10 a 213 víctimas (e incluso más). Se cree que cometió 360 asesinatos aunque en algunos interrogatorios confesó haber matado a unas 902 personas. Según algunas hipótesis, la única persona que habría matado en realidad fue su madre, siendo perpetrados, el resto de los asesinatos que se atribuyó, por su amigo Ottis Toole.
Palabras clave: Asesinato. Descuartizamiento de cadáveres. Necrofilia. Pedofilia. Violación. Zoofilia.

Cuesta determinar cuanto de real hay en la vida de Henry Lee Lucas y cuanto de ficción, cuantos de los crímenes y asesinatos que se le atribuyeron y confesó fueron reales, y cuantos no, dado que llegó a ser conocido como el asesino de la confesión ya que aceptaba haber cometido cualquier crimen que se le adjudicase o atribuyese aún cuando, en algunos casos, se demostró que ello era materialmente imposible. De hecho, el poco cuidado que mostró la ley de su época a la hora de adjudicarle víctimas fue, ya de por sí, un escándalo, y el tema da para escribir un libro. Fuere como fuere, lo cierto es que la misma infancia de Henry, por sí sola, resulta demencial, y está marcada por el abandono familiar, los continuos malos tratos, las humillaciones, los abusos y la delincuencia. Henry nació en el seno de una familia totalmente desestructurada; de padres alcohólicos, su padre había perdido ambas piernas en un accidente y su madre, una india de los Apalaches, se dedicaba a la prostitución. Precisamente ésta, de carácter fuerte, autoritario y violento, a menudo sufría unos ataques de ira tremendos y, en estos episodios, no dudaba en maltratar y golpear a quien tuviese más a mano, generalmente su marido y el propio Henry. El poco cuidado y desentendimiento de su madre por su hijo hizo que Henry perdiera su ojo izquierdo siendo todavía muy niño y que, según se cuenta, Henry hubiese quedado inconsciente durante días después de sufrir alguna severa paliza. No contenta con esto, su madre lo vestía de niña y lo obligaba a ir al colegio con el pelo lleno de tirabuzones y vestidos femeninos, donde los niños se reían de él. Éste fue un trauma que Henry jamás pudo superar. Aunque no hay datos confirmados, es muy posible que Viola también ofreciese sexualmente a Henry a sus propios clientes. Con once o doce años Henry ya había desarrollado unas tendencias sexuales que mantendría durante el resto de su vida: violaba a todos los animales que caían en sus manos y, mientras lo hacía, les cortaba el cuello para verlos morir mientras los poseía. Los años siguientes transcurrieron entre reformatorios y cortas estancias en la cárcel por robos, peleas y otros asuntos en los que Henry siempre estaba metido y al volver a su casa, tras una discusión, asesinó a su madre, a la que luego violó. Fue ingresado en un centro psiquiátrico y de ahí pasó a prisión, donde fue violado sistemáticamente. Al salir de la cárcel pasó una temporada en la casa de una hermana. En ese tiempo conoció a una viuda con la que convivió durante un tiempo. La mujer tenía dos hijas pequeñas, las cuales sufrieron terribles abusos por parte de Henry cuando su madre se marchaba a trabajar. Pero se aburrió pronto de esta vida y, un día, sin decir nada, desapareció del lugar y comenzó una vida errática por las autopistas y carreteras de Estados Unidos. Fue en esta época cuando conocería a su inseparable amigo Ottis Toole, un personaje cuyo historial psiquiátrico y delictivo tampoco tenía desperdicio y entre cuyos atributos destacaban los de ser un pirómano, violador, psicópata y asesino. Esta combinación de mentes enfermas fue más que explosiva y juntos quemaron, violaron y supuestamente mataron a decenas de personas en todos los lugares donde el azar encaminaba sus pasos. En el proceso, Henry conocería a la sobrina de Toole, Becky, una joven falta de afecto y con sus dotes mentales en la línea de los dos amigos, que se enamoraría de Henry. Junto a ella asaltan multitud de casas, matando y violando sin piedad a quién se cruzase en su camino. Toole era homosexual y una de sus peculiaridades era que tan solo violaba a las víctimas barones, mientras que Henry acostumbraba a asesinar a sus víctimas para luego violarla. Finalmente Henry y Ottis se separan y, en el camino, en una discusión, Henry asesina a Becky. Pronto sería detenido, y tras esta detención empezaría a confesar una gran cantidad de crímenes, llegando a confesar cerca de un millar de asesinatos. Sin embargo, un fiscal, Hugh Aynesworth, le da por investigar el caso y recopila toda la información que puede sobre las actividades de Henry desde los años 1975 a 1983. Aynesworth no tarda mucho en darse cuenta de que la mayoría de asesinatos que Henry se había atribuido eran totalmente imposibles. En muchos casos Lucas se encontraba a 3500 kilómetros de esos lugares en el día del crimen, y en otros, la descripción de los lugares o los hechos no se correspondían correctamente. Y así, uno tras otro, el fiscal recopiló pruebas para demostrar que Henry no era, ni muchísimo menos, el terrible asesino que decía ser. Lucas, finalmente se desmoronó, diciendo que todo lo había dicho porque le atraía mucho la fama y tenía todo lo que quería. Confesó que la única muerte que había cometido era la de su madre y que ya había pagado por ello y que los asesinatos en los que se le podía involucrar habían sido obra de Ottis Toole. Aún así, no se liberó de la acusación de las muertes de Becky y de una anciana que los acogió a ambos. Continuó en la cárcel hasta el día de su muerte, cuando un paro cardiaco acabó con él. Según él, al final de su vida, tan solo mató a su madre en un arrebato de odio. Según la policía, que lo acusó en un principio, cometió 360 asesinatos y según algunos medios, más de 900 personas fueron víctimas de sus tropelías.

HENRY: RETRATO DE UN ASESINO (Henry: Portrait of a Serial Killer)


Año: 1986. Duración: 90 minutos. País: Estados Unidos. Director: John McNaughton. Guión: Richard Fire, John McNaughton. Música: Robert McNaughton, Ken Hale, Steven A. Jones. Fotografía: Charlie Lieberman. Actores: Michael Rooker, Tom Towlles, Tracy Arnold.


Una película sobre, el considerado uno de los mayores asesinos en serie de Estados Unidos, Henry Lee Lucas, así como de su compañero de camino, Ottis Toole. La película parte de la premisa que la mayoría de asesinatos que presuntamente cometieron Henry y su amigo, fueron reales, a pesar de que muchos hechos desmientan que eso fue realmente así, por lo que es difícil determinar hasta que punto se acerca a la realidad, aunque ciertamente retratan parte de las confesiones iniciales que hiciera Henry. La película es dura, brutal, sin concesiones, de una crudeza malsana, casi como si de un documental se tratase, pero por ello mismo puede resultar hipnótica y escalofriante, retratando de un modo genial la mentalidad de un asesino en serie.



JACK EL DESTRIPADOR

Nombre real: Desconocido.
Apodo: Jack el Destripador. El asesino de Whitechapel. Mandil de cuero.
País o región: Londres, Reino Unido.
Fecha de nacimiento: Desconocido.
Fecha de su captura: Nunca fue atrapado.
Fecha de defunción: Desconocido.
Causa de su muerte: Desconocido.
Fechas de sus asesinatos: 31 de agosto de 1888 – 09 de noviembre de 1888, para sus cinco asesinatos canónicos. Sin embargo, se ha especulado que el asesino, que jamás fue capturado, hubiese podido continuar asesinando mucho más allá de esas fechas. Se postulan las fechas del 03 de abril de 1888 – 13 de febrero de 1891, sólo en la zona de Whitechapel, pero estas fechas pudieran ir más allá fuera de esta zona tan delimitada.
Número total de víctimas: 5 víctimas canónicas, aunque se ha considerado que pudieran haber llegado a ser 11, sólo en la zona de Whitechapel. Más allá de Whitechapel, se ha teorizado que el asesino hubiese podido continuar sus crímenes impunemente en otros lugares.
Palabras clave: Asesinato. Cartas anónimas. Mutilación.

En el Londres de finales del siglo XIX, hizo su aparición el que posiblemente sea considerado el asesino en serie más famoso de la historia, a pesar que ese término no fuera acuñado aún en su época: Jack el Destripador, un asesino en serie jamás identificado que cometió varios crímenes en 1888, principalmente en el distrito de Whitechapel, una de las áreas más empobrecidas de la ciudad, donde abundaban las prostitutas, los mendigos, ladrones y toda clase de inmigrantes, en medio de las condiciones más precarias e insalubres. Precisamente, fue entre las prostitutas que el Destripador eligió a sus víctimas, a las que asesinaba siguiendo en modus operandi característico que implicaba el degollamiento, la estrangulación y la mutilación abdominal. La extracción de los órganos internos de al menos tres de las víctimas llevó a pensar que el asesino tenía conocimientos anatómicos o quirúrgicos, por lo que se sospechó que el asesino pudiese ser un médico o cirujano, o, cuando menos, los conocimientos técnicos de un carnicero o matarife. Por otra parte, los rumores de que los asesinatos estaban relacionados entre sí se intensificaron entre septiembre y octubre de 1888, período en el que apareció una gran cantidad de misivas escritas por uno o varios sujetos anónimos, enviadas a Scotland Yard y los periódicos. Uno de los textos, incluía medio riñón humano preservado, supuestamente de una de las víctimas. Debido al carácter extraordinariamente brutal de los asesinatos y el enfoque que le dieron los medios de comunicación, el público creyó que, efectivamente, se trataba de un mismo asesino: Jack el Destripador, que es el nombre con el que se dio a conocer, mediante una misiva, alguien que se adjudicó los asesinatos, aunque el criminal también fue conocido por otros apodos, como el asesino de Whitechapel o Mandil de cuero. La amplia cobertura que la prensa le otorgó a dichos eventos en la época, provocó que alcanzaran notoriedad a nivel internacional. Una investigación sobre los asesinatos en Whitechapel cometidos hasta 1891 no pudo resolver con certeza si todos los crímenes se conectaban con los asesinatos en 1888; para entonces, la leyenda de Jack el Destripador comenzó a solidificarse, dando origen a más de un centenar de teorías sobre su posible identidad, y sirviendo de inspiración para múltiples obras de ficción, ya sean literarias, cinematográficas y artísticas.

DESDE EL INFIERNO (From Hell)


Año: 2001. Duración: 137 minutos. País: Estados Unidos. Director: Albert Hughes, Allen Hughes. Guión: Terry Hayes, Rafael Iglesias. Música: Trevor Jones. Fotografía: Peter Deming. Actores: Johnny Depp, Heather Graham, Ian Holm, Robbie Coltrane, Katrin Cartlidge, Jason Flemyng, Susan Lynch, Ian McNeice, Glen Berry.


Basada en la historia de Jack el Destripador y el cómic de Alan Moore, esta película no deja de ser una ficción inspirada en una de las múltiples teorías que se han desarrollado alrededor de la existencia de este asesino en serie que jamás fue descubierto. A medida que una serie de salvajes asesinatos se van sucediendo en Whitechapel, los dos policías que investigan el caso ven obstaculizado su trabajo por unos superiores más interesados en ocultar los crímenes que en encontrar al verdadero asesino, un sádico loco destinado a pasar a la historia. Conspiraciones políticas, masones y las más altas esferas de Londres envueltos en lo que pasaría a ser uno de los casos de asesinatos más celebres de la época victoriana.



JEFFREY DAHMER

Nombre real: Jeffrey Lionel Dahmer.
Apodo: El Carnicero de Milwaukee. El Caníbal de Milwaukee.
País o región: Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 21 de mayo de 1960.
Fecha de su captura: 22 de julio de 1991.
Fecha de defunción: 28 de noviembre de 1994.
Causa de su muerte: Trauma severo en la cabeza a causa de los golpes propinados por un recluso de la prisión donde Dahmer cumplía condena.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento de junio de 1978 – 19 de julio de 1991.
Número total de víctimas: 17 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Canibalismo. Descuartizamiento. Necrofilia. Trastorno mental.

Nacido en un hogar formado por un matrimonio problemático, Dahmer sufrió el abandono familiar desde muy temprana edad. Pronto se interesó por la anatomía animal, y guardaba, coleccionaba y experimentaba con animales muertos que encontraba o cazaba, llegando, en su pubertad, a masturbarse mirando sus entrañas. A partir de ese punto, su interés sexual derivaría hacia la homosexualidad. Desde muy temprana edad tuvo problemas constantes con el alcohol y las drogas, y poco a poco sus intereses sexuales se van adentrando en el mundo de la homosexualidad, entrecruzándose con ideas exhibicionistas, necrofílicas y asesinas. Mata a su primera víctima cuando sufre el abandono de su padre y sufre una grave crisis depresiva. Sin embargo, pasado un tiempo volverá a matar. Sus víctimas son siempre chicos homosexuales a los que atrae siguiendo el mismo método: primero flirteaba ofreciendo dinero a cambio de sexo, luego les ofrecía una bebida con somnífero y finalmente los estrangulaba. A partir de ahí, realizaba actos sexuales con los cuerpos de sus víctima, normalmente rajando los cuerpos desde el cuello hasta la ingle, frotando las vísceras para procurarse un mayor placer sexual o bañándose con los cadáveres, consumiendo su carne y su sangre, y guardando algunas partes de sus cuerpos y fotografías como recuerdo. No sería hasta el mes de julio de 1991, cuando la última de sus víctimas lograse escapar con vida, que la policía iría y registraría la casa del Caníbal de Milwaukee, descubriendo que el asesino los aguardaba tranquilamente, sin hacer ningún esfuerzo por destruir ni ocultar la gran cantidad de pruebas que guardaba en su domicilio: corazones de sus víctimas en la nevera, cabezas en el congelador, cráneos en un fichero, un cuerpo descompuesto en la cama, centenares de fotografías de sus víctimas tanto muertas como vivas, partes de cuerpos en bidones, cajas y en el congelador. El juicio de Dahmer comenzó el 27 de enero de 1992. Desde el principio quedó claro que le impulsaba un trastorno mental, a pesar de que él hacía todo lo posible por disimular su trastorno. Dahmer se mostró tan sincero y cooperador como muchos otros asesinos en serie, sin embargo ni él mismo podía entender cómo había sido capaz de cometer todas aquellas atrocidades. Todos los asistentes al juicio pudieron darse cuenta de hasta qué punto sus compulsiones y fantasías se habían apoderado de su mente, empujándole a seguir asesinato tras asesinato. El Carnicero de Milwaukee fue sentenciado a un mínimo de 900 años de prisión, pero finalmente murió en la cárcel en 1994, asesinado a golpes por un recluso.

DAHMER, EL CARNICERO DE MILWAUKEE


Año: 2002. Duración: 101 minutos. País: Estados Unidos. Director: David Jacobson. Guión: David Jacobson. Música: Christina Agamanolis, Mariana Bernoski, Willow Williamson. Fotografía: Chris Manley. Actores: Jeremy Renner, Bruce Davison, Artel Kayàru, Matt Newton, Dion Basco, Kate Williamson.


Película que intenta mostrar la historia de Jeffrey Dahmer, el Carnicero de Milwaukee, pero sin saber profundizar en la psicología del asesino, ni entrar en el espectáculo morboso de sus crímenes, por lo que se queda en una extraña mezcla de ambos sin ser nada de ello. Jeffrey Dahmer asesinaba a jóvenes homosexuales, los descuartizaba y se comía parte de sus cuerpos, experimentando las distintas maneras de conservarlas. Guardaba los corazones en la nevera, los genitales en recipientes con formol, hervía los cráneos que posteriormente pintaba de color gris para que pareciesen cuencos...



JOHN CHRISTIE

Nombre real: John Reginald Halliday Christie.
Apodo: El estrangulador de Rillington Place.
País o región: Inglaterra, Reino Unido.
Fecha de nacimiento: 08 de abril de 1899.
Fecha de su captura: 31 de marzo de 1953.
Fecha de defunción: 15 de julio de 1953.
Causa de su muerte: Ejecutado, sentenciado a morir en la horca.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento indeterminado de agosto de 1943 – 06 de marzo de 1953.
Número total de víctimas: 8 víctimas. Se ha especulado que pudiera haber asesinado más personas fuera del número 10 de Rillington Place, aunque es improbable.
Palabras clave: Asesinato. Asfixia por gas. Estrangulación. Impotencia. Pena de muerte. Violación.

El nombre de John Reginald Halliday Christie quedó inevitablemente ligado al número 10 de Rillington Place, en Notting Hill, Londres. Éste fue su hogar entre los años 1938 y 1953, donde vivió con su esposa, y el lugar donde cometiera todos sus crímenes, que fueron descubiertos casualmente cuando el nuevo inquilino del 10 de Rillington Place descubrió los cuerpos de algunas de sus víctimas cuando estaba haciendo reformas en la cocina. Ello condujo a la policía a descubrir los cuerpos de algunas prostitutas, el de su esposa, así como el de otras mujeres. Previamente a éstos, años antes, ya se habían localizado en el mismo edificio dos cadáveres: el de Beryl Evans y Geraldine, una niña de apenas un año. En aquellas fechas estos asesinatos fueron atribuidos injustamente a Timothy Evans, esposo de Beryl y padre de Geraldine, que pereció a manos de la justicia, al ser acusado injustamente por la muerte ambas. Años después, la revisión de este caso, el de Timothy Evans, llevó a abolir la pena de muerte de Inglaterra, así como a reformar muchas otras leyes legislativas relativas a la justicia.

EL ESTRANGULADOR DE RILLINGTON PLACE (10 Rillington Place)


Año: 1971. Duración: 111 minutos. País: Reino Unido. Director: Richard Fleischer. Guión: Clive Exton. Música: John Dankworth. Fotografía: Denys Coop. Actores: Richard Attenborough, Judy Geeson, John Hurt, Pat Heywood, Isobel Black, Phyllis MacMahon, Geoffrey Chater, Robert Hardy, Andre Morell.


Película muy cercana a la realidad y a la vida de John Christie, que incide especialmente en el triste caso de Timothy, Beryl y Geraldine Evans. Cuando una joven pareja se traslada a vivir al número 10 de Rillington Place, no puede imaginarse que el aparentemente apacible, educado y ordenado John Christie, que vive junto a su esposa, pueda ser un perturbado criminal de tendencias asesinas, confiando en él ciegamente cuando la aparición de un nuevo hijo les hace plantearse un aborto. John se ofrecerá amistosamente a ayudarlos…



JOHN WAYNE GACY

Nombre real: John Wayne Gacy.
Apodo: El Payaso Asesino. Pogo el Payaso.
País o región: Illinois, Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 17 de marzo de 1942.
Fecha de su captura: 22 de diciembre de 1978.
Fecha de defunción: 10 de mayo de 1994.
Causa de su muerte: Ejecutado, sentenciado a morir mediante el uso de inyección letal.
Fechas de sus asesinatos: 02 de enero de 1972 – 11 de diciembre de 1978.
Número total de víctimas: 33 víctimas, aunque es muy posible que hubieran existido muchas más víctimas. Gacy afirmaba haber asesinado hasta 45 personas.
Palabras clave: Asesinato. Asfixia por estrangulación. Pedofilia. Pena de muerte. Violación.

John Wayne Gacy tuvo una infancia difícil dentro de su seno familiar, debido. Básicamente. a la figura paterna. Al parecer, a la edad de nueve años, sufrió abusos sexuales por parte de un amigo de la familia. Dentro de su comunidad disfrutó de muy buena reputación y era un hombre respetado, ya que tenía un pequeño negocio dentro del ramo de la construcción (algunas de sus víctimas trabajaron para él), y a que participaba en diversos proyectos y actividades comunitarias, ya fuera actuando como payaso en actos benéficos, picnics y fiestas para niños, o interviniendo activamente como voluntario en algunas de las campañas del Partido Demócrata, entre otras cosas. Después del divorcio con su primera esposa, tras la condena por abusos sexuales a menores, y tras salir a los pocos meses de prisión por buen comportamiento, Gacy supo crearse una nueva vida tapando su oscuro pasado. Sería entonces cuando empezaría a cometer sus primeros asesinatos. Tras confesar su bisexualidad a su segunda esposa, se divorciaron por mutuo consentimiento. Este hecho hizo que Gacy dispusiera de la casa para él solo y empezara a asesinar más asiduamente, dando rienda suelta a sus instintos sexuales y asesinos. Generalmente llevaba a sus víctimas hasta su casa, niños o jóvenes a los que emborrachaba, drogaba o incapacitaba directamente mediante el uso de cloroformo, para más tarde atarlos o esposarlos para abusar de ellos, y matarlos, generalmente mediante asfixia, que en algunos casos tardaban horas en morir. No sería hasta la desaparición de Robert Piest, un joven de quince años, cuando la policía tomaría activamente cartas en el asunto, aunque ya llevaba cierto tiempo estudiando los movimientos de Gacy debido a su pasado. Ello llevaría al macabro descubrimiento de más de veinte cuerpos en distinto estado de descomposición bajo la base de su casa. El caso conmocionó no sólo a toda su comunidad, que lo tenían por ciudadano ejemplar, sino a todos los Estados Unidos. Finalmente, fue condenado a muerte, siendo ejecutado mediante el uso de una inyección letal.

GACY, EL PAYASO ASESINO (Gacy)


Año: 2003. Duración: 88 minutos. País: Estados Unidos. Director: Clive Saunders. Guión: Clive Saunders, David Birke. Música: Mark Fontana, Erik Godal. Fotografía: Kristian Bernier. Actores: Mark Holton, Adam Baldwin, Tom Waldman, Charlie Weber, Allison Lange, Edith Jefferson, Joleen Lutz, Scott Allen Henry, Kenneth Swartz, Matt Farnsworth, Joseph Sikora, Jeremy Lelliott, Oren Skoog.


John Wayne Gacy es un ciudadano ejemplar: padre de familia y empresario, incluso se disfraza de payaso para divertir a los niños del hospital local o en las fiestas de cumpleaños. Pero hay un terrible secreto que su vecindario desconoce, Gacy es un terrible asesino. Cuando las pistas sobre varios chicos desaparecidos conducen a la policía hasta la vivienda de Gacy en Chicago, los más de 30 asesinatos que cometió se van exponiendo a la luz pública a la vez que las víctimas son descubiertas enterradas bajo su propia casa.



KENNETH BIANCHI (y Angelo Buono)

Nombre real: Kenneth Alessio Bianchi.
Apodo: El Estrangulador de la Colina.
País o región: Estados Unidos (actuó en los estados de California y Washington).
Fecha de nacimiento: 22 de mayo de 1951.
Fecha de su captura: 12 de enero de 1979.
Fecha de defunción: -.
Causa de su muerte: -.
Fechas de sus asesinatos: 17 de octubre de 1977 – 11 de enero de 1979.
Número total de víctimas: 12 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Estrangulación. Secuestro. Tortura. Violación.

Kenneth Bianchi fue un asesino en serie que, durante los años 1977 y 1978, cometió, junto a su primo Angelo Buono, el secuestro, violación y asesinato de diez mujeres en el estado de California, más dos asesinatos más que cometería a posteriori, en el año 1979, y esta vez en solitario, en el estado de Washington. En el caso en que los dos primos participaron, la firma habitual eran marcas en las muñecas, los tobillos y el cuello, y en algún caso, marcas de agujas y quemaduras. Las víctimas eran todas chicas o mujeres, desde prostitutas a chicas de clase media. Aunque la prensa hablaba de el Estrangulador de la colina (the Hillside Strangler), lo cierto es que la policía siempre consideró que los crímenes habían sido cometidos por dos o más individuos, ya que diversas pistas lo sugerían así. No sería, sin embargo, hasta el año 1979, cuando Kenneth Bianchi se trasladase a vivir al estado de Washington, cuando los culpables serían descubiertos. El 12 de enero de ese año, Kenneth secuestró a dos jóvenes, dejando varias pistas sueltas. Al ver ciertas concordancias con el caso de Los Ángeles, la policía de ambos estados trabajó conjuntamente para deshacer la madeja. Finalmente Bianchi confesó sus crímenes junto a su primo Angelo Buono. Ambos sería juzgados y condenados.

EL ESTRANGULADOR DE LA COLINA (The Hillside Strangler)


Año: 2004. Duración: 97 minutos. País: Estados Unidos. Director: Chuck Parello. Guión: Stephen Johnston, Chuck Parello. Música: Danny Saber. Fotografía: John Pirozzi. Actores: Allison Lange, C. Thomas Howell, Marisol Padilla Sanchez, Nicholas Turturro.


En Octubre de 1977, se encuentra el cuerpo brutalmente mutilado de una prostituta en la entrada de un cementerio, a las afueras de Hollywood. En esos momentos nadie le dio demasiada importancia; nadie podía imaginarse que era el principio de una serie de asesinatos del hombre que se haría conocido como El Estrangulador de la Colina. Ésta es la espeluznante historia real de de Kenneth Bianchi y su primo Angelo Buono, dos asesinos en serie cuya brutalidad conmocionó y sembró de terror a la ciudad de Los Ángeles.



MANUEL BLANCO ROMASANTA

Nombre real: Manuel Blanco Romasanta.
Apodo: El hombre lobo de Allariz. El hombre del unto. El sacamantecas.
País o región: Galicia, España.
Fecha de nacimiento: 18 de noviembre de 1809.
Fecha de su captura: 2 de julio de 1852.
Fecha de defunción: 14 de diciembre de 1863. Durante mucho tiempo se especuló que había muerto en prisión en el año 1854, pues no se tenían noticias de él más allá de esa época, pero posteriormente se aportó documentación de la época que demostraba que murió en la fecha antes mencionada, en la prisión de Ceuta, cumpliendo condena.
Causa de su muerte: Cáncer de estómago.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento de los años 1843-44 o en algún momento del otoño de 1846 – En algún momento de junio de 1851.
Número total de víctimas: 9; 13, según Romasanta.
Palabras clave: Asesinato. Canibalismo. Intereses económicos. Licantropía. Robo.

Manuel Blanco Romasanta, conocido también como el hombre lobo de Allariz, fue un popular criminal del siglo XIX,  que se considera el único caso documentado de licantropía clínica en España. Aparentemente llevó una vida normal, plácida y relativamente sedentaria hasta la muerte de su mujer. Tras ésta, empezó a dedicarse a la venta ambulante y se le llegó a involucrar en la misteriosa muerte de un alguacil de León. Lejos de la justicia que lo buscaba, se estableció en Rebordechao (en la provincia de Orense), ganándose la confianza de algunos lugareños, básicamente mujeres y jóvenes, prometiéndoles mejor vida en otros lugares sirviendo a prósperos señores. Con esa promesa, algunas mujeres y jóvenes le siguieron a los montes rumbo a su fatídico destino, que no era otro que morir impunemente a manos del asesino en los solitarios bosques gallegos. Tras las muertes de sus víctimas, Romasanta no dudaba en quedarse todas sus pertenencias para venderlas posteriormente en otros lugares (cosa que acabaría levantando sospechas, al ir dejando pistas por diversos lugares) y devorar sus cuerpos. De este modo acabó a buena parte de los miembros de la familia de los García Blanco y las Rúa, y, a decir de Romasanta, cuatro víctimas anteriores, que la justicia atribuyó, sin embargo, a auténticos lobos. Finalmente, al ser capturado e interrogado, aseguró que se convertía en lobo a causa de un maleficio que le echó una bruja y cometía esos crímenes dominado por la bestia. Habló en ocasiones de dos cómplices más que, como él, se convertían en lobos, pero la justicia hizo poco caso al asunto, más allá de algunas averiguaciones rutinarias, a pesar de que algunas pruebas circunstanciales evidenciaran la posibilidad de la existencia real de algunos otros implicados en el caso. Las víctimas nunca fueron halladas, exceptuando el hallazgo circunstancial de algún hueso humano en los bosques que se registraron en el asunto, que bien pudieran pertenecer a algunas de sus víctimas, como no. Romasanta fue condenado al garrote vil, pero un indulto de la reina Isabel II le libró de la muerte. Durante años se creyó que murió en la cárcel de Celanova en 1854, aunque pruebas posteriores determinaron que realmente murió en la prisión de Ceuta el año 1863.

ROMASANTA – LA CAZA DE LA BESTIA (Romasanta – La caza de la bestia)


Año: 2004. Duración: 98 minutos. País: España. Director: Paco Plaza. Guión: Elena Serra, Alberto Marini. Música: Mikel Salas. Fotografía: Javier Salmones. Actores: Julian Sands, Elsa Pataky, John Sharian, Gary Piquer, David Gant, Maru Valdivielso, Laura Mañá, Ivana Baquero.


Película en la que, la leyenda nacida a partir del caso real de Romasanta, se confunde con el mito y realidad, mezclando la enfermedad real de la licantropía con el mundo esotérico de las leyendas de los lobishomes u hombre lobo, sin conseguir decantarse hacia un lado ni al otro. Aunque de corte impecable en cuanto a ambientación y vestuario, la película acosa de constantes altos y bajos, y se alejan bastante de la realidad del caso, aunque hacen hincapié en algunos de los hechos históricos acontecidos.



PAUL BERNARDO (y Karla Homolka)

Nombre real: Paul Kenneth Bernardo. Paul Jason Teale tras cambiarse el nombre.
Apodo: El Violador de Scarborough. El Asesino de Colegialas. Junto a su esposa, se los conocía como Barbie y Ken por el hecho de parecer la pareja perfecta, al estilo de los populares muñecos.
País o región: Scarborough, Ontario, Canadá.
Fecha de nacimiento: 27 de agosto de 1964.
Fecha de su captura: 17 de febrero de 1993.
Fecha de defunción: -.
Causa de su muerte: -.
Fechas de sus asesinatos: 19 de junio de 1990 o 24 de diciembre de 1990 – 29 de abril de 1992.
Número total de víctimas: 3 víctimas.
Palabras clave: Asesinato. Descuartizamiento. Malos tratos. Secuestro. Tortura. Violación.

Nadie podía sospechar que tras la aparente pareja perfecta formada por Paul Bernardo y Karla Homolka, a quienes sus amigos y vecinos conocían como Barbie y Ken, se pudiese esconder un par de sádicos asesinos. Paul y Karla eran una pareja hermosa y adorable, y sus crímenes probablemente hubiesen pasado desapercibidos si no hubiese sido por los malos tratos que Paul propinó a su mujer. Fue precisamente al denunciar los malos tratos que había recibido por parte de su esposo cuando salió a la luz la cara oculta de esta pareja, así como algunos de los innumerables crímenes cometidos por Paul, algunos con la complicidad y consentimiento de su esposa Karla, otros no, como era el caso de más de cuarenta violaciones, muchas de ellas anteriores al momento en que la pareja se conoció. Las pruebas no dejaban lugar a dudas: la pareja había filmado buena parte de sus víctimas siendo violadas y torturadas reiteradamente, grabando su suplicio y sus agonizantes gritos, en algunos casos hasta llegar a la muerte. Ambos fueron juzgados por los sádicos asesinatos de dos jóvenes adolescentes, y sospechosos del asesinato accidental de la hermana de Karla, Tammy, de 15 años, cuya virginidad, Karla, quería ofrecer a Paul después de que la drogaran y emborracharan. Posteriormente a esta muerte, se cometerían los otros dos asesinatos ya mencionados. Primero secuestrarían, violarían y matarían a una joven de 14 años, a la que descuartizaron, y, un tiempo más tarde, secuestrarían a otra joven, de 15 años de edad, a la que someterían a un infierno de constantes violaciones y torturas que duró 13 días hasta que la joven halló la muerte. Su cuerpo desnudo fue descubierto en un camino solitario dos semanas después de desaparecer camino a su escuela. Años más tarde, algunas otras pruebas apuntarían que Paul podría ser, también, el autor de la muerte de otra joven, unos meses antes de cometer los asesinatos ya mencionados, esta vez sin la complicidad de Karla, aunque éste nunca se pudo demostrar. A pesar de su participación en los tres asesinatos por los que fueron juzgados, Karla se libró de buena parte de la condena gracias al pacto que hizo hábilmente su abogado a cambio del testimonio de Karla contra su esposo.

KARLA


Año: 2006. Duración: 99 minutos. País: Estados Unidos. Director: Joel Bender. Guión: Joel Bender, Manette Beth Rosen. Música: Tim Jones, Shawn K. Clement. Fotografía: Charles Mills. Actores: Laura Prepon, Misha Collins, Brandon Routh, Patrick Bauchau, Emilie Jacobs, Alex Boyd, Carole Ita White, Fiona Manners, Shawn Hoffman, Adam Lieberman, Cherilyn Hayres, William Duffy.


Basada en la historia de Paul Bernardo y su mujer Karla Homolka, y de cómo a comienzos de los años noventa raptaron, abusaron sexualmente y asesinaron a tres chicas jóvenes. Esta película, sin embargo, tiene el defecto de mostrar al personaje de Karla más como víctima que no como participante activa de los crímenes perpetrados por la pareja, dulcificándolo.



PETER KÜRTEN

Nombre real: Peter Kürten.
Apodo: El Vampiro de Düsseldorf.
País o región: Colonia, Alemania.
Fecha de nacimiento: 26 de mayo de 1883.
Fecha de su captura: 24 de mayo de 1930.
Fecha de defunción: 02 de julio de 1931.
Causa de su muerte: Ejecutado. Sentenciado a morir decapitado por guillotina.
Fechas de sus asesinatos: 13 de mayo de 1913 - 07 de noviembre de 1929.
Número total de víctimas: 9 víctimas y la tentativa de 7 asesinatos más. Se sospecha que pudo haber realizado alrededor de 60 asesinatos.
Palabras clave: Asesinato. Maltrato a animales. Pena de muerte. Piromanía. Vampirismo (parafilia). Violación. Zoofilia

Peter Kürten nació en 1883 en Colonia, Alemania. El tercer hijo entre trece hermanos, su familia era tan pobre como numerosa, habitando bajo pésimas condiciones familiares en un espacio muy reducido. Su padre, un parado alcohólico de mal carácter, pegaba frecuentemente a su mujer y sus hijos, y abusaba sexualmente de su esposa e hijas. Así, la infancia de Kürten viene marcada por algunos intentos de fuga, pequeños hurtos y tempranas muestras de su instinto sádico y asesino: disfruta maltratando, estrangulando y torturando animales, así como contemplando la visión de su sangre, cometiendo, además, actos zoofílicos con ovejas a las que degollaba después de alcanzar el orgasmo. Debido a su carrera delictiva de aquella época –robos, incendios, agresiones sexuales…- pasa cerca de veinte años en la cárcel acusado de diferentes crímenes. En 1913 comete el que probablemente es su primer asesinato, violando y degollando salvajemente a Christine Kelin, una niña de 13 años, aunque él afirmaba que a la edad de 9 años ya había ahogado a dos amigos que estaban nadando. Sea como sea, su carrera delictiva fue paralizada a causa de la I Guerra Mundial y a una condena de ocho años de prisión. Años más tarde, en 1921, tras cumplir condena y cuando él mismo estaba alrededor de los cuarenta años, su vida parece da un giro y contrae matrimonio con una mujer de buena familia. Cambia de aspecto vistiendo con elegancia y sencillez, se peina con brillantina, usa gafas, luce un recortado bigote, e incluso usaba polvos faciales. Kürten parece llevar una vida normal como cualquier buen esposo, trabajando como conductor de camiones, sin que su mujer sospechase jamás que tras la figura de su educado y atento marido pudiera esconderse el autor de los crímenes tan sangrientos que sacudirían la ciudad de Düsseldorf. Efectivamente, entre 1925 y 1930, se suceden en la esta pequeña localidad alemana una serie de crímenes sádicos y estremecedores que atemorizaron y sensibilizaron a toda la población de esta localidad. Las muertes brutales de varias niñas de distintas edades, y algún hombre y mujer adultos, sobre los que el asesino se encarnizó y, en algunos casos se bebió su sangre, conducirían a la ciudad de Dusseldorf viviera en un continuo estado de histeria. Nadie se atrevía a caminar solo por las calles de la ciudad. Las autoridades ofrecían una suculenta recompensa por quien diera pistas sobre la identidad del asesino y la policía llegó a recibir hasta 900.000 nombres de posibles asesinos. El 7 de noviembre de 1929, Kürten llegó al punto álgido de su locura al matar a la que sería su última víctima mortal, una niña de 5 años, y enviar a un periódico local el mapa de la tumba de la asesinada. Tras esto, el Vampiro de Dusseldorf seguiría su carrera con algunas agresiones sexuales más y algunos intentos de asesinatos fallidos, aunque si cobrarse ninguna víctima mortal más, hasta que en el mes de mayo de 1930 cometería un grave error que le costaría su detención, al dejar escapar a María Butlier después de conseguir un orgasmo. La mujer iría a la policía y lograría proporcionar una detallada descripción de Kürten, lo que permitió publicar un retrato robot del asesino. Kürten, al leer la prensa y ver su retrato robot en la portada de los periódicos, confesó la totalidad de los crímenes a su esposa y habló con ella para que le entregase a cambio de dinero. El caso fue complicado; durante años, la policía, viendo por momentos su autoridad y reputación comprometidas, llevó a cabo continuas redadas y abundantes controles rutinarios a la busca y captura del feroz asesino. Incluso algunos grupos de delincuentes y bandas callejeras se unieron a la caza del asesino con tanto interés por detener la ola de crímenes como las mismas fuerzas de seguridad. Durante el juicio por sus crímenes, Kürten arguyó que la principal motivación para cometer sus asesinatos fue “aleccionar a una sociedad opresiva”, convirtiendo en una motivación secundaria la obtención de placer sexual en el momento de ejecutar a sus víctimas, así como su necesidad de beberse su sangre. Precisamente, durante ese tiempo, se dedicó a escribir cartas a los padres de las víctimas en las que se disculpaba de una manera muy peculiar, alegando que él necesitaba beber sangre lo mismo que otras personas necesitan beber alcohol. Finalmente, tras ser juzgado, Kürten sería sentenciado a muerte para morir decapitado mediante la guillotina.

M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF


Año: 1931. Duración: 111 minutos. País: Alemania. Director: Fritz Lang. Guión: Thea von Harbou, Fritz Lang. Música: Edvard Grieg. Fotografía: Fritz Arno Wagner. Actores: Peter Lorre, Otto Wernicke, Gustav Gründgens, Theo Lingen, Theodor Loos, Georg John, Ellen Widman, Inge Landgut.


En 1931 Fritz Lang dirigió una película que se convertiría en uno de los clásicos del cine, “M”, basándose en el caso de Peter Kürten, el asesino más conocido popularmente como el Vampiro de Düsseldorf. Esta película merece verse sólo por ello, al ser una de las obras maestras del séptimo arte. Pero metiéndonos de lleno en el tema que nos ocupa, debería decirse también que ésta es una de las mejores películas (por no decir la mejor) que se ha realizado basándose en la historia de un asesino en serie real. Un asesino tiene atemorizada a la ciudad de Düsseldorf. La policía busca frenéticamente al asesino y empieza una verdadera caza de brujas que implica a todos los habitantes de la ciudad, y en especial a los habitantes de los bajos fondos, ya que la presión policial les está arruinando los negocios. Una película que es un estudio sobre una colectividad conmovida por un caso de criminalidad patológica, que expone la tragedia interior de un obseso sexual y que, consecuentemente, procede a ejercer una corrosiva visión crítica de la misma sociedad dónde vive.



POQUIANCHIS, LAS

Nombre real: Delfina González Valenzuela, María de Jesús González Valenzuela, Carmen González Valenzuela, María Luisa González Valenzuela.
Apodo: Las Poquianchis.
País o región: Guajanato, México.
Fecha de nacimiento: -.
Fecha de su captura: En algún momento indeterminado del año 1964.
Fecha de defunción: 17 de octubre de 1968 (Delfina). En algún día indeterminado de noviembre de 1984 (María Luisa).
Causa de su muerte: Carmen murió de cáncer hepático en la prisión; Delfina, la hermana mayor, quedó recluida en la cárcel de Irapuato, donde murió a causa de un accidente después de una larga agonía.
Fechas de sus asesinatos: En algún momento indeterminado de.
Número total de víctimas: Aunque legalmente sólo pudieron ser probadas 3 muertes por parte de las Poquianchis, en el rancho de la Loma de San Ángel fueron hallados los cuerpos de 91 víctimas y un número indeterminado de fetos, y se sospecha que pudieron ser las responsables de más muertes directa o indirectamente.
Palabras clave: Asesinato. Intereses económicos. Prostitución. Robo. Secuestro.

Las Poquianchis es el nombre con el que se conoció a las hermanas González Valenzuela: Delfina, María de Jesús, Carmen y María Luisa. Tras la muerte de su padre, Delfina, Carmen y María de Jesús abrieron diferentes cantinas que ofrecían bebidas, para, posteriormente, ampliar el negocio alquilando habitaciones a aquellos clientes que querían un lugar más íntimo donde mantener relaciones con las prostitutas que acudían a su local, lo que les reportaba numerosos beneficios. Fue entonces cuando Delfina y María de Jesús unieron fuerzas y abrieron un local donde reclutaban a jovencitas para trabajar para ellas. Sin embargo, cuando las autoridades se dieron a la tarea de cerrar todos los burdeles, decidieron comprar un rancho y desde ahí continuar su negocio. Así, hacia finales de los años 50 y principios de los 60, Delfina y María de Jesús abrieron un burdel en un rancho del estado de Guanajuato, donde explotaron a una cantidad indeterminada de jóvenes, a las que raptaban o reclutaban bajo engaño, prometiéndoles trabajar como sirvientas en casas de buena posición. Una vez allí, las jóvenes, que en muchos casos eran menores de edad, eran golpeadas, maltratadas, violadas y explotadas sin piedad, hasta la extenuación, y cuando las hermanas consideraban que éstas ya no eran útiles, simplemente las asesinaban. Si alguna de ellas quedaba embarazada, la obligaban a abortar o, en caso de que llegasen a tener el hijo, lo asesinaban en cuanto nacía. En algunos casos llegaron a asesinar también a algún cliente adinerado que se presentó a su local con bastante dinero. Finalmente todo el asunto se destapó cuando la policía, previo aviso una fugitiva, entró en el rancho, donde descubrió y rescató a doce mujeres que se encontraban en pésimas condiciones de salud e higiene, y con signos evidentes de haber sufrido malos tratos. En las investigaciones llevadas a cabo durante el mes de enero de 1964 en el mencionado rancho de Loma de San Ángel fueron hallados los cuerpos de 11 hombres, 80 mujeres y una cantidad no determinada de fetos. Delfina y María de Jesús González Valenzuela fueron sentenciadas a 40 años de prisión (la pena máxima en México) y se les trasladó a la cárcel de Irapuato, Guanajuato, donde Delfina, la hermana mayor, murió tras una larga agonía a causa de un accidente. Algunos años más tarde María de Jesús salió de prisión y desapareció sin dejar rastro; Carmen murió de cáncer hepático en prisión. María Luisa fue arrestada y terminó recluida en un manicomio.

LAS POQUIANCHIS (Las Poquianchis)


Año: 1976. Duración: 110 minutos. País: México. Director: Felipe Cazals. Guión: Tomás Pérez Turrent, Xavier Robles. Música: José Elorza. Fotografía: Alex Phillips Jr. Actores: Malena Doria, Leonor Llausás, Ana Ofelia Murguía, Diana Bracho, Tina Romero, María Rojo, Gonzalo Vega, Manuel Ojeda, Patricia Reyes Spíndola, Salvador Sánchez, Pilar Pellicer, Enrique Lucero, Alejandro Parodi, Carlos Cardán, Arturo Beristain, Jorge Martínez de Hoyos, Gina Morett, Salvador Garcini.


En los años cincuenta, tres hermanas conocidas como las Poquianchis mantienen una red de prostitución protegida por las autoridades municipales y estatales. El descubrimiento, en 1964, de los cadáveres de unas jóvenes asesinadas y enterradas por órdenes de las Poquianchis destapa la cloaca de corrupción y crimen que rodea a estas controvertidas mujeres. Esta película es un retrato de los sucesos relacionados con las nefastas hermanas González Valenzuela, conocidas como las Poquianchis, basándose en los hechos reales novelados en el libro “Las Muertas”.



RICHARD RAMÍREZ

Nombre real: Ricardo Muñoz Ramírez.
Apodo: Nightstalker. El Merodeador Nocturno. El Cazador de la Noche.
País o región: Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 27 de febrero de 1960.
Fecha de su captura: 31 de agosto de 1985.
Fecha de defunción: -.
Causa de su muerte: -.
Fechas de sus asesinatos: 10 de abril de 1984 – 24 de agosto de 1985.
Número total de víctimas: 14 víctimas. A pesar de ello, se estima que actuó en más ocasiones ya que su modus operandi no era fácilmente identificable, resultando muy variable y aleatorio, y él nunca colaboró con la policía dando datos de sus crímenes, por lo que la cifra podría ser muy superior a la mencionada.
Palabras clave: Asesinato. Mutilación. Satanismo. Secuestro. Violación.

Como la mayoría de los asesinos en serie, Ramírez tuvo una adolescencia problemática en la que los robos y las drogas eran algo habitual, y en la que fue enormemente influenciado por su primo, un veterano de la guerra de Vietnam que alardeaba de cómo había asesinado y torturado a sus enemigos. Las víctimas de Ramírez, en Los Ángeles, no seguían pautas concretas, lo que dificultó su detención: mataba a personas dándole igual sexo, raza, edad o condición. Las armas utilizadas iban desde un bate de béisbol a un puñal, pasando por varios tipos de pistolas. Su modus operandi también oscilaba, ya que podía asesinar de una manera organizada sin dejar pista o matar sin ningún cuidado creyéndose amparado por Satán, mutilando a sus víctimas, dibujando signos satánicos en las paredes, comiendo en casa de sus víctimas, robándoles el dinero que llevaban encima o dejando las armas homicidas en el lugar del crimen. Su juego preferido era salir de caza, acompañado por un walkman en el que escuchaba a AC/DC, su grupo favorito. Al principio, solo golpeaba y violaba a sus víctimas, dejando a la mayoría con vida, pero paulatinamente se fue volviendo más sádico. Richard Ramírez fue capturado gracias a la identificación que hizo su última víctima de él y el vehículo en el que huyó, una furgoneta Toyota de color naranja. La policía localizó la furgoneta y tomaron las huellas dactilares, dando con la ficha policial de Ramírez. La ciudad de Los Ángeles se llenó de carteles con el rostro del Merodeador Nocturno que, en aquellos días, estaba fuera de la ciudad, ajeno a la orden de caza y captura. A su vuelta, una multitud lo reconoció por la calle y estuvo a punto de morir linchado por ésta, pero fue rescatado por la policía, que lo detuvo. Finalmente Richard fue acusado de 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (entre las cuales tres fueron a menores), 2 secuestros (solía secuestrar niños para abandonarlos a cientos de kilómetros de su casa sólo por el placer de hacerlos sufrir), 4 actos de sodomía, 2 felaciones forzadas, 5 robos y 14 allanamientos de morada. A pesar de estos datos, se estima que actuó en muchas más ocasiones ya que su modus operandi no era fácilmente identificable y él nunca colaboró con la policía dando datos de sus crímenes. Finalmente el 3 de octubre de 1989 tras cuatro días de deliberaciones el jurado votó por la pena de muerte para Richard Ramírez y el 4 de noviembre fue ratificada la sentencia de 19 penas de muerte, sentencia que aún no ha sido ejecutada. Actualmente se encuentra recluido en la prisión de San Quintín a la espera de la ejecución de su condena a muerte.

NIGHTSTALKER (Nightstalker)


Año: 2002. Duración: 95 minutos. País: Estados Unidos. Director: Chris Fisher. Guión: Chris Fisher. Música: Ryan Beveridge. Fotografía: Eliot Rockett. Actores: Bret Roberts, Joseph McKelheer, Roxanne Day, Julian Garcia, Christine Long, Mikal Kartvedt, Ana Mercedes, Roselyn Sanchez, Danny Trejo, Derek Hamilton, Evan Parke.


Esta película narra la terrorífica historia de Richard Ramirez, el asesino en serie conocido como “El Cazador de la Noche”, un psicópata paranoico poseído por demonios que se pasa las noches vagando por las calles en busca de sangre. Según comienzan a aparecer hombres y mujeres asesinados en sus propias casas, una policía novata, Gabriella Martínez, jura detenerle. Tras una persecución implacable, Gabriella conseguirá encontrarle y enfrentarse cara a cara con la bestia.



TED BUNDY

Nombre real: Theodore Robert Bundy.
Apodo: Kenneth Misner. Chris Hagen. Richard Burton. Oficial Roseland. Rolf Miller.
País o región: Estados Unidos.
Fecha de nacimiento: 24 de noviembre de 1946.
Fecha de su captura: 16 de agosto de 1975. Escapó el 30 de diciembre de 1977, y fue recapturado el 15 de enero de 1978.
Fecha de defunción: 24 de enero de 1984.
Causa de su muerte: Ejecutado, sentenciado a morir en la silla eléctrica.
Fechas de sus asesinatos: 13 de agosto de 1961 o 1 de febrero de 1974 – 9 de febrero de 1978.
Número total de víctimas: 30-36 o más. Los analistas estiman que lejos de las cifras oficiales, que sitúan sus asesinatos alrededor de las 36 víctimas, éstas podrían rondar las 100 mujeres.
Palabras clave: Asesinato. Decapitación. Fetichismo. Necrofilia. Pena de muerte. Secuestro. Tortura a animales. Violación.

Atractivo, inteligente, carismático… Ted Bundy supo sacarle partido a su condición a la hora de buscar a sus víctimas potenciales, mujeres jóvenes o claramente adolescentes, a las que golpeaba, mutilaba y abusaba en vida y en muerte. Entre sus técnicas habituales, a veces se hacía pasar por una persona con el brazo roto, llevándolo enyesado o en cabestrillo, que, cargada de libros, necesitaba la ayuda de alguien (su víctima) para conducir su Volkswagen. Cuando éstas accedían y se agachaban para acceder al vehículo, Bundy les golpeaba fuertemente en la cabeza y las secuestraba para, más tarde, abusar de ellas impunemente, torturándolas o golpeándolas hasta la muerte y, en ocasiones, decapitando a sus víctimas para llevarse sus cabezas. Fue capturado, logrando escapar en dos ocasiones, una de las cuales aprovechó para añadir tres víctimas más a su lista. Se desconoce exactamente el número total de personas que mató, ya que en sus declaraciones a menudo mentía y manipulaba y negaba los hechos y la verdad a su conveniencia. Aunque mediante los estudios de su personalidad se le diagnosticaron distintas patologías, en esencia se puede decir que Ted Bundy era totalmente consciente de lo que hacía cuando cometía sus crímenes, y difícilmente se le podría considerar un enfermo mental, aunque sufriese de algún trastorno de la personalidad. Finalmente fue ejecutado mediante la silla eléctrica.

TED BUNDY (Ted Bundy)


Año: 2002. Duración: 98 minutos. País: Estados Unidos. Director: Matthew Bright. Guión: Matthew Bright, Stephen Johnston. Música: Kennard Ramsey. Fotografía: Sonja Rom. Actores: Michael Reilly Burke, Boti Bliss, Julianna McCarthy, Steffani Brass, Tricia Dickson, Meadow Sisto, Melissa Schmidt, Jennifer Tisdale, Eric DaRe, Deborah Offner, Tom Savini.


Retrato bastante fiel a la realidad del que fue uno de los más prolíficos asesinos en serie de Estados Unidos en la década de los setenta, y que tuvo el privilegio de ser la primera persona en portar esa misma etiqueta (la de “asesino en serie”). El film nos muestra a la vez la cara humana y la cara monstruosa de Ted Bundy, un chico encantador que detrás de su carismática apariencia escondía la mente fría, enfermiza y sádica de un criminal motivado por retorcidas fantasías sexuales.



Si te ha gustado este artículo, puede que también te interese leer alguno de los siguientes escritos:


10 comentarios:

  1. aguevo las poquianchis mandan Viva Mexico y si no estan de acuerdo les damos un levanton

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la info!!! me sirvió muchísimo para escribir un artículo. Saludos desde Puerto Madryn - Argentina.

    ResponderEliminar
  3. necesito saber aserca de una pelicula q es de una chica ruviaa q ve a 4 chicos matar a una y la amenasan para q no able algien sabe??

    ResponderEliminar
  4. Buenisimo!
    Gran Trabajo,Felicitaciones.
    Muchisimas gracias!

    ResponderEliminar
  5. Me parece un trabajo bien exhaustivo, felicidades, muy bueno!!

    ResponderEliminar
  6. Siempre me han interesado ese tipo de temas, algunas de las películas expuestas ya he tenido la oportunidad de vérmelas, buena información.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno tu blog, Recomendación: testigos del crimen http://www.podsonoro.com/podcast/184/testigos-del-crimen programas de radio sobre asesinos seriales, y están todos los nombrados en esta publicación. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muchas felicidades!!!!! Muy buena recopilación!!!!

    ResponderEliminar
  9. Excelente trabajo!! Muy bien realizado!!

    ResponderEliminar