lunes, 14 de octubre de 2013

BATMAN: LA MALDICIÓN QUE CAYÓ SOBRE GOTHAM

Editado previamente por Norma Editorial en el año 2005, la nueva reedición de este cómic por parte de ECC Ediciones, durante el año 2013, no me ha dejado indiferente. “Batman: La maldición que cayó sobre Gotham” es un volumen de 160 páginas que recoge los tres números americanos de The Doom that Came to Gotham, publicados por DC Comics entre los años 2000-2001, dentro de su sello editorial Otros Mundos (Elseworlds), que no afecta para nada la continuidad del Universo DC tradicional; un sello donde se saca a los héroes de esa editorial de sus localizaciones habituales, y se crean versiones alternativas de los mismos, colocándolos en épocas y lugares extraños. En el caso que nos ocupa, “Batman: La maldición que cayó sobre Gotham”, con su mismo título hace ya una clara referencia a “La maldición que cayó sobre Sarnath” (The Doom that Came to Sarnath), aquel relato que escribiera H.P. Lovecraft en el año 1920, introduciendo de lleno el personaje de Batman en el universo lovecraftiano y a sus particulares mitos de Cthulhu.


PRESENTACIÓN

Pocas veces he visto una obra que cruce tan magistralmente el mundo del cómic con la particular mitología creada por H.P. Lovecraft, ni una obra que la haya homenajeado mejor. Se han escrito e ilustrado muchos cómics alrededor de la obra del escritor de Providence, y sus particulares mitos se han visto reflejados en una cantidad ingente de ellos, con menor o mayor acierto, ya sea de forma casual o anecdótica, ya sea como trabajos muy elaborados directamente alrededor de la obra del escritor de Providence. Sobre ello, por sí solo, ya podría escribirse un libro.

Sea como sea, “Batman: La maldición que cayó sobre Gotham” va mucho más allá: cruza el particular universo lovecraftiano con el particular universo de Batman muy a sabiendas de lo que hace, y los homenajes tanto por un lado como por el otro han sido estudiados y cuidados muy minuciosamente, y quién es conocedor de ambos universos, el del personaje de Batman, y el surgido de la literatura de Lovecraft, no pararán de ver y hallar constantes referencias cruzándose magistralmente. A algunas de ellas haré referencia a lo largo de este mismo artículo.

LA OBRA Y LOS AUTORES

Al parecer, la idea original de esta obra nació del dibujante y guionista Richard Pace, que quiso contar con Mike Mignola como coguionista, pero cuando éste abandonó el proyecto, éste pasó enteramente a las manos de Mike Mignola, dibujante y guionista que es de sobra conocido por diversos de sus trabajos en editoriales como Marvel, DC, First Comics y, particularmente por su personaje Hellboy, en el sello Legends de Dark Horse. Y Mignola ha dado pruebas no sólo de ser un gran dibujante y guionista, sino un experto conocedor de la mitología tradicional, incluyendo sus aspectos más folclóricos. Del mismo modo, es un gran conocedor de la obra lovecraftiana, y todo ello se deja notar en esta historia.

Troy Nixen, el dibujante, conocedor ya del personaje Batman, es una persona muy habituada a trabajar y dibujar en una línea muy parecida a la de Mike Mignola, en el que se contratan hábilmente el uso de las luces y las sombras. Aunque con un estilo totalmente personal y diferente al de Mike Mignola (que dibuja las portadas), el dibujo de Troy Nixen es totalmente adecuado a la atmósfera de la historia que se nos cuenta. El entintado de Dennis Janke acaba de completar la labor.

Por último, es destacable la labor de Dave Stewart, el colorista, que haciendo un hábil uso de colores oscuros y apagados, trabajando con tonalidades pastel, ocres o marrones  en el que sólo destaca como color vivo el amarillo cuando surgen criaturas envueltas en fuego, nos adentra más y más en esa atmósfera opresiva.


LA HISTORIA

Año 1928, la Antártida. La tripulación de un velero a vapor, el Argo, financiado por el acaudalado aventurero Bruce Wayne, busca la desaparecida Expedición Cobblepot en algún lugar del Cabo Victoria, haciendo ya, así, de entrada, un claro homenaje a la novela “En las montañas de la locura” (At the Mountains of Madness, 1931) de H.P. Lovecraft. Así empieza “Batman: La maldición que cayó sobre Gotham”…

A partir del fortuito hallazgo de una espantosa entidad enterrada en los hielos, todos los miembros de la Expedición Cobblepot mueren, excepto dos de ellos, el mismísimo Oswald Cobblepot y Grendon, que son transformados y mutados en dos horribles criaturas. Éste último es descubierto por Bruce Wayne, mientras que el primero, Oswald, permanecerá solo en la Antártida, dado por desaparecido, rodeado por algunos de los horribles pingüinos que merodean aquella zona y que, una vez más, nos remiten a “En las montañas de la locura”.

Así, después de más de 20 años de ausencia, Bruce Wayne, y con él el resto de la expedición de rescate del Argo, así como el malogrado Grendon, vuelven a Gotham para empezar a presenciar una serie de acontecimientos extraordinarios que tienen que ver con el profetizado regreso de Iog-Sotha, la Cosa que se Acerca…

A partir de este punto, y sin que cuente más sobre la historia, que tiene ciertas analogías y muchos puntos en común, a lo largo del relato, con “La maldición que cayó sobre Sarnath” (The Doom that Came to Sarnath, 1920), “La ciudad sin nombre” (The Nameless City, 1921) o “El caso de Charles Dexter Ward” (The Case of Charles Dexter Ward, 1941), entre otros, va tomando un cariz cada vez más intrincado y lovecraftiano, con una atmósfera densa y opresiva que constantemente nos remite a un pasado antiguo, a dioses anteriores a la aparición del hombre, a practicas y rituales paganos y de brujería, pactos antinaturales, fantasmas y espiritismo, a la vez que todo ellos se mezcla con antiguas tradiciones cristianas que incluyen plagas, santos y reliquias.

LOS PERSONAJES

El gran acierto de esta obra está en la atmósfera, pero también en la recreación de los personajes. En algunos casos permanecen tanto la identidad pública como la secreta de los personajes -como es el caso de Bruce Wayne/Batman o Jason Blood/Etrigan el Demonio-. En otros casos sólo se mantiene su identidad pública, ya fuese porque sólo gozan de esa –como es el caso de Alfred Pennyworth o el Comisario Gordon-, ya sea porque su identidad secreta desaparece –como es el caso de Dick Grayson, Jason Todd y Tim Drake (los tres Robin del Universo DC original), u Oliver Queen (Flecha Verde/Green Arrow)-. Y en otros casos los nombres de los personajes cambian radicalmente, aunque tras ellos pueden ser fácilmente reconocidos otros personajes de la galería habitual de Batman –así sucede con Grendon, en el que reconocemos a Míster Frío (Mr. Freeze) o el espíritu Daitya, un reflejo del Doctor Fósforo (Doctor Phosphorus)-. Por último tenemos a personajes surgidos directamente de la mitología lovecraftiana, tal como es el caso de Herbert West o Ludwig Prinn, que también pasan por el cedazo de la metamorfosis de los personajes adaptándose a esta singular historia. A continuación paso a detallar algunos de los personajes:

Alfred Pennyworth: Alfred Pennyworth es el mayordomo personal de Bruce Wayne/Batman. El personaje no sufre demasiadas alteraciones respecto al Universo DC tradicional, excepto su adaptación a los años 20.

Bárbara Gordon: Bárbara Gordon es la hija del Comisario Gordon. Debido a un desafortunado accidente se halla postrada en una silla de ruedas y tiene que hablar mediante el uso de un altavoz electrónico; sin embargo, el mismo accidente que le quitó buena parte de sus capacidades físicas le otorgó el don del espiritismo, de poder hablar con los muertos. Nota: En el Universo DC tradicional, Bárbara Gordon fue Batgirl, pero a raíz de su minusvalía, a causa de un disparo a bocajarro de el Jóker a su columna vertebral, pasó a convertirse en Oráculo, una experta buscadora de información a través de los ordenadores.

Bartly Langstrom: Uno de los cuatros ambiciosos jóvenes -junto a Henry Queen, Thomas Wayne y Crosby Jacob Manfurd- que participó en la fundación de la ciudad de Gotham a finales del siglo XVII, después de que, conducidos y guiados por Ludwig Prinn, realizasen una serie de actos impíos en la enorme necrópolis subterránea de una extraña raza de hombres serpiente, que serviría como cimientos para que la ciudad que crecería sobre ella. Sus descendientes serían víctimas de la venganza de Iog-Sotha.

Batman/Bruce Wayne: Millonario aventurero, ha esperado 20 años para un destino que desconocía, el destino que lo llevará a enfrentarse a Iog-Sotha. Al contrario que el Batman del Universo DC tradicional, éste da muestra de poseer ciertas características que lo predisponen para lo sobrenatural, sufriendo cierta metamorfosis en el proceso. Es el descendiente de Thomas Wayne, uno de los fundadores de la ciudad de Gotham.

Comisario Gordon: El Comisario Gordon es uno de los pocos policías no corruptos de la ciudad de Gotham. El personaje no sufre demasiadas alteraciones respecto al Universo DC tradicional, excepto su adaptación a los años 20.

Crosby Jacob Munford: Uno de los cuatros ambiciosos jóvenes -junto a Bartly Langstrom, Henry Queen y Thomas Wayne- que participó en la fundación de la ciudad de Gotham a finales del siglo XVII, después de que, conducidos y guiados por Ludwig Prinn, realizasen una serie de actos impíos en la enorme necrópolis subterránea de una extraña raza de hombres serpiente, que serviría como cimientos para que la ciudad que crecería sobre ella. Sus descendientes serían víctimas de la venganza de Iog-Sotha.

Daitya: Daitya es un espíritu infernal ardiente convocado por Talia, utilizando como receptáculo el cuerpo del profesor Manfurd, descendiente de Crosby Jacob Manfurd, uno de los fundadores de la ciudad de Gotham. Nota: En el Universo DC tradicional, el Doctor Fósforo (Doctor Phosphorus) es uno de los villanos habituales de la galería de Batman.

Dick Grayson: Dick Grayson es uno de los tres jóvenes ayudantes que acompañan habitualmente al aventurero Bruce Wayne, Batman, junto a Jason Todd y Tim Drake. Muere tras enfrentarse a Grendon y la criatura reptilesca en que se ha convertido Ludwig Prinn. Nota: En el Universo DC tradicional, Dick Grayson fue el primer Robin, para pasarse a convertirse en el héroe conocido como Nightwing.

Etrigan el Demonio/Jason Blood: Jason Blood es la forma humana bajo la cual se esconde Etrigan, el Demonio (o Demon), un demonio formado de una porción de la ira que los Antiguos Dioses dejaron en la Tierra para protegerla de Iog-Sotha, poseedor de vastos dones mágicos a la par que demoníacos. El personaje no sufre demasiadas alteraciones respecto al Universo DC tradicional, ya que su aspecto de por sí ya resulta antiguo.

Harvey Dent: Harvey Dent es el alcalde elegido de Gotham. Debido al roce cutáneo al que lo somete la entidad sin nombre conocida como Hiedra Venenosa, no puede luchar contra el mal que lo domina y se empieza a transformar lentamente, convirtiéndose en el portal viviente que conduce hasta la prisión entre planos de Iog-Sotha. Nota: En el universo DC tradicional, Harvey Dent es el villano conocido como Dos Caras.

Henry Queen: Uno de los cuatros ambiciosos jóvenes -junto a Bartly Langstrom, Thomas Wayne y Crosby Jacob Manfurd- que participó en la fundación de la ciudad de Gotham a finales del siglo XVII, después de que, conducidos y guiados por Ludwig Prinn, realizasen una serie de actos impíos en la enorme necrópolis subterránea de una extraña raza de hombres serpiente, que serviría como cimientos para que la ciudad que crecería sobre ella. Sus descendientes serían víctimas de la venganza de Iog-Sotha.

Herbert West: Herbert West es el médico del alcalde Harvey Dent, que es un claro homenaje del relato “Herbert West: Reanimador” (Herbert West: Reanimator, 1922), de H.P. Lovecraft.

Hiedra Venenosa: En realidad esta criatura, ser o entidad semivegetal, creada ya sea mediante magia de Ra’s al Ghul, ya sea mediante la bendición de Iog-Sotha, no tiene nombre Nota: En el universo DC tradicional, Hiedra Venenosa es una de las villanas de la galería habitual de Batman.

Iog-Sotha: Iog-Sotha es la Cosa que se Acerca, Aquel que Acecha en el Umbral. Este ser es el mal encarnado, encerrado entre los planos, y el portal de entrada a su prisión se halla bajo la enorme necrópolis dedicada a los antiguos hombres serpiente que se halla bajo la ciudad de Gotham. Como su nombre indica, Iog-Sotha es un trasunto de Yog-Sothoth, uno de los dioses exteriores creados por H.P. Lovecraft.

Jason Todd: Jason Todd es uno de los tres jóvenes ayudantes que acompañan habitualmente al aventurero Bruce Wayne, Batman, junto a Dick Grayson y Tim Drake. Muere congelado por Grendon. Nota: En el Universo DC tradicional, Jason Todd fue el segundo Robin, para convertirse más tarde en el antihéroe Red Hood.

Kirk Langstrom: Kirk Langstrom, apodado el hombre murciélago, es un descendiente de Bartly Langstrom, uno de los cuatro potentados que sellaron un impío pacto para crear la ciudad de Gotham. Científico interesado en los murciélagos, y que aparentemente tiene la capacidad de hablar con ellos, es asesinado y dejado como advertencia en la antigua Mansión Wayne. Nota: En el universo DC tradicional, Kirk Langstrom es Man-Bat , también conocido en castellano como el Hombre Murciélago, al igual que Batman.

Ludwig Prinn: Ludwig Prinn era un hombrecillo horroroso proveniente de Bruselas que ya había vivido cientos de años cuando conoció a Bartly Langstrom, Henry Queen, Thomas Wayne y Crosby Jacob Manfurd, que estaban decididos a crear la ciudad de Gotham para enriquecerse. Haciendo uso de sus dotes nigrománticas, condujo a éstos hasta una vasta necrópolis oculta bajo tierra, antaño hogar de una raza reptilesca de hombres serpiente. Tras los horrorosos actos que allí cometieron, y avergonzados, los cuatro adeptos atacaron y abandonaron a Ludwig Prinn en las entrañas de la tierra, y allí lo dejaron abandonado, dado por muerto. Sin embargo Prinn no murió, y sobrevivió alimentándose a base de hongos infectos y bebiendo de unas aguas hediondas que poco a poco lo fueron transformando en una terrible y gigantesca criatura reptilesca. En el contexto de la mitología lovecraftiana, Ludwig Prinn fue el autor del “Vermis Mysteriis”, uno de los más famosos libros ficticios enmarcados en la amplia mitología de los Mitos de Cthulhu, y uno de los más conocidos, junto al Necronomicón. Nota: El personaje reptilesco en que se transforma Ludwig Prinn es semejante a Killer Croc, uno de los villanos habituales de Batman en el Universo DC tradicional.

Mister Frío/Grendon: Grendon es uno de los miembros supervivientes de la Expedición Cobblepot, que quiere liberar a  Yib-Nogeroth de los hielos. Capturado por Bruce Wayne, es llevado hasta Gotham, donde le espera su destino final a manos de Ra’s al Ghul. Míster Frío es bautizado así por Dick Grayson cuando descubre el cuerpo de Jason Todd congelado por obra de éste. Se supone Grendon está muerto, pero se mantiene vivo a causa del frío glacial que lo envuelve. El personaje es un claro homenaje al Doctor Muñoz, que aparece en el relato “Aire frío” (Cool Air, 1928), de H.P. Lovecraft. Nota: En el universo DC tradicional, Míster Frío (Mr. Freeze), es uno de los villanos habituales de Batman.

Oliver Queen: Oliver Queen es un millonario de Gotham, descendiente de Henry Queen, uno de los fundadores de la ciudad de Gotham. Hábil cazador de todo tipo de animales, se ha consagrado a San Sebastián, el patrón de las plagas, que fue asesinado a flechazos en el antiguo Imperio Romano. Conserva tres puntas de las flechas que atravesaron el cuerpo de este santo, con propiedades arcanas, y se cree el elegido por Dios para eliminar la Cosa que se Acerca, Iog-Sotha, aunque perece bajo el ataque de una de las creaciones de este ser. Nota: En el universo DC tradicional, Oliver Queen es Green Arrow.

Oswald Cobblepot: Oswald Cobblepot es uno de los dos miembros supervivientes de la desaparecida Expedición Cobblepot en la Antártida. Transformado en una monstruosidad, medio humano medio pingüino, sobrevive desnudo sin problemas entre el frío glacial, junto a los horribles pingüinos mutados que se hallan cerca de la tumba helada de Yib-Nogeroth, el hijo de Iog-Sotha. Nota: En el universo DC tradicional, Oswald Cobblepot es el Pingüino, uno de los miembros de la galería tradicional de villanos de Batman.


Ra’s al Ghul: Ra’s al Ghul es un adorador de Iog-Sotha y tuvo una longeva vida hasta que fue destruido, aunque más tarde es devuelto a la vida por su hija Talia. El relato de Ra’s al Ghul nos remonta inmediatamente al relato de H.P. Lovecraft, “La ciudad sin nombre” (The Nameless City, 1921), y pasa a ser un trasunto del loco profeta Abdul Alhazred de la mitología lovecraftiana, que escribiera el famoso Al Azif o Necronomicón, que en este universo pasa a llamarse el Testamento de Ghul. Nota: En el universo DC tradicional, Ra’s al Ghul es uno de los villanos de Batman más temibles.

Talia: Talia es la hija de Ra’s al Ghul, y como éste, ha poseido una vida muy larga y longeva. Es conocedora de ciertos encantamientos mágicos derivados del libro del Testamento de Ghul, el Testamento de Ghul, y es empleando este libro como devuelve la vida a su padre.

Thomas Wayne: Uno de los cuatros ambiciosos jóvenes -junto a Bartly Langstrom, Henry Queen y Crosby Jacob Manfurd- que participó en la fundación de la ciudad de Gotham a finales del siglo XVII, después de que, conducidos y guiados por Ludwig Prinn, realizasen una serie de actos impíos en la enorme necrópolis subterránea de una extraña raza de hombres serpiente, que serviría como cimientos para que la ciudad que crecería sobre ella. Sus descendientes serían víctimas de la venganza de Iog-Sotha.

Tim Drake: Tim Drake es el más joven de los tres jóvenes ayudantes que acompañan habitualmente al aventurero Bruce Wayne, Batman, junto a Dick Grayson y Jason Todd. Nota: En el Universo DC tradicional, Tim Drake fue el tercer Robin, para convertirse más tarde en Red Robin.

Yib-Nogeroth: Yib-Nogeroth es hijo de Iog-Sotha. Permanece enterrado bajo los hielos antárticos hasta que es despertado por la Expedición Cobblepot. Su influencia maligna muta horriblemente a los seres vivos de la zona, ya sean los pingüinos, ya sea a Oswald Cobblepot y Grendon, miembros de la mencionada expedición.

Naturalmente, a lo largo de la historia aparecen otros personajes, pero me he limitado a enumerar los principales, es cosa de cada uno irlos descubriendo.


CONCLUSIÓN

Creo, en conclusión, que, igual que a mí, ésta es una obra que no dejará indiferentes a los seguidores de uno ni de otro universo (Batman/Lovecraft), dejando un agradable sabor de boca ante esta particular mixtura de géneros y sabores, y los conocedores de ambos universos disfrutarán de los constantes guiños, homenajes y referencias que se hacen a los personajes de uno y otro universo y a la obra de Lovecraft en general. No en vano, Batman fue un personaje de cómic que, lo queramos o no, fue un subproducto de la era pulp, bebiendo, en su creación, de diversas fuentes de este género, y en este relato laboriosamente escrito y dibujado, se prueba hasta que punto puede introducirse y encaja perfectamente este personaje dentro de lo que es la particular mitología de los mitos de Cthulhu, y que pocas ciudades hay en la ficción, más cercanas en atmósfera, a la mítica Arkham, que la oscura Gotham. Y es que no es casualidad que, en el universo DC tradicional, exista un Arkham Asylum, el manicomio de dudoso historial que está situado en un antiguo palacio de la era victoriana, y el lugar donde son encerrados los criminales más dementes y peligrosos de dicho universo. Porque la locura, lo queramos o no, domina ambos mundos, el de Batman y el del gran imaginario creado por Lovecraft.

No hay comentarios:

Publicar un comentario