lunes, 27 de enero de 2014

URBEX: LAS PISCINAS DE LAS AGUAS MUERTAS

Texto y fotografías: Joan Ramon Santasusana Gallardo. La fotografía en la que aparezco pensativo en el sillón es obra de David White.
Fecha: 30 de agosto de 2013. Lugar: En algún lugar de la comarca del Gironès, provincia de Girona, Cataluña, España.
Total fotografías tomadas: 168. Total fotografías publicadas: 110.
Si quieres saber qué es el urbex: Urbex: exploración urbana.
Si quieres ver otros archivos urbex: Archivos urbex.


Aunque hasta el momento, como explorador urbano, básicamente he visitado fábricas, naves industriales o casas abandonadas, de cuando en cuando tengo la grata experiencia de visitar algún lugar que rompe con este esquema. Tal es el caso de "Las piscinas de las aguas muertas", un complejo acuático abandonado formado por tres grandes piscinas, con sus respectivos vestuarios, duchas, oficinas e instalaciones de mantenimiento. El lugar, que mantendré en secreto, se halla en medio de una enorme urbanización aún habitada, pese que, como se puede observar en las fotografías que ilustran este artículo, las instalaciones de estas piscinas han caído en el más absoluto abandono.


La majestuosidad de este complejo acuático aún puede entreverse en el gran tamaño de sus instalaciones. Sin llegar a ser un verdadero parque acuático, tres enormes piscinas ocupan un espacio de distintas alturas que actualmente ha sido invadida por la vegetación -árboles, matas y hierbas-, y ocupada por la naturaleza, pudiendo observar diversas aves, lagartijas y salamanquesas, algún anfibio en las aguas más profundas y el ocasional gato asilvestrado que suele pulular en este tipo de ruinas.


Aquí y allí, tanto en el exterior como en el interior de algunas de las habitaciones del lugar, queda algún mueble maltrecho, y aún pueden encontrarse distintos objetos: material de oficina, archivos, herramientas, cascos de obrero, botes de pintura y aerosoles, botes de todo tipo... Los vestuarios individuales ocupan una buena parte del terreno; algunas puertas permanecen cerradas, mientras que otras han caído ya, su pintura azul desconchada. Los lavabos y las duchas, destrozados... Y las salas de mantenimiento de las piscinas, invadidas por las aguas y la humedad.


Aunque en este artículo sólo se publican las fotos que tomé personalmente -exceptuando la primera foto que ilustra este artículo, en la que aparezco, que es obra del excéntrico David White-, la ocasión también fue aprovechada para hacer una pequeña sesión fotográfica en la que posé como "modelo" para el mencionado tipo, interpretando desde un psicópata asesino con máscara de payaso, a un guerrero post-apocalíptico, entre otros personajes... Esas fotos, lamento decirlo, no están aquí, aunque no descarto publicarlas en algún que otro artículo si la ocasión viene al caso.


Y poco más queda que decir. Si sóis amantes del urbex, espero que disfrutéis de las fotos que tomé, hechas con una sencilla cámara fotográfica Sony Cyber-shot, o sea que sed magnánimos con ellas. A continuación, dejo algunas de las fotos que allí tomé...










































































































1 comentario:

  1. Jo conec aquest complex i en vaig gaudir tota la meva infantesa i adolescència, era magnífic. Tots els estius hi anaven diàriament amb amics o familiars i hi passaven gran part del dia. I ara em sap greu veure aquesta degració i abandó. Si hagués estat en bones mans administratives això no hauria passat. Que trists veure aquestes fotos en comparació amb les que jo tinc en una versió totalment oposada i esplendorosa del complex...

    ResponderEliminar