miércoles, 9 de noviembre de 2016

URBEX: MOAIS DEL MONTNEGRE

Texto: Joan Ramon Santasusana Gallardo. Fotografías: Joan Ramon Santasusana Gallardo, Esther Ortega López.
Fecha:  06 de noviembre de 2016. Lugar: En algún lugar del Vallès Oriental, provincia de Barcelona, Cataluña, España.
Total fotografías tomadas: 26. Total fotografías publicadas: 9.
Si quieres saber qué es el urbex: Urbex: exploración urbana.
Si quieres ver otros archivos urbex: Archivos urbex.


¿Moais perdidos entre las montañas catalanas? Pues sí, aunque es difícil descubrirlos, existen algunos moais perdidos en cierto sendero que atraviesa cierta parte del Parc Natural del Montnegre i Corredor. Y la verdad es que cuando uno los descubre allí, en medio de la espesura, con sus caras estrechas y alargadas, se pregunta por unos breves instantes si no habrá sido teletransportado y estará deambulando en una jungla húmeda y montañosa de otro continente u otro mundo.

Los moais del Montnegre, sin embargo, no son moais de piedra, todo hay que decirlo, ni están tallados en la dura madera de encina, roble o pino de los árboles típicos de esta zona del país, sino en tronco de palma, más blando y fácil de trabajar. Pero, ¡eso sí!, no creo que estos inquietantes moais que parecen surgir del suelo le dejen a uno indiferente, pues su tamaño, aunque no enorme, tampoco es precisamente pequeño, ya que aproximadamente tienen la talla de una persona.


Las inclemencias atmosféricas, la humedad y la naturaleza ya han hecho estragos sobre su superficie, desdibujando algunos rasgos y detalles de su fisonomía. Los musgos, líquenes y algunas plantas se han ido apoderando de ellos y, por lo que sé, al menos uno de ellos ya ha desaparecido, aunque posiblemente sus restos yazcan enterrados bajo la espesa hojarasca.

Por lo poco que he averiguado, en la zona habían cinco moais, aunque, por lo que sé, de esos cinco ya sólo quedan tres en pie. ¡O puede que no! Pero tampoco me sorprendería que en algún lugar escondido y enmarañado aún se conserven los restos algún otro moai misterioso. Y ahí están ahora, en medio de la espesura del bosque, como si fuesen los restos de una antigua civilización, dejados en esa parte del monte para advertir a los caminantes, como un aviso para que no osen perturbar la paz de los espíritus del bosque, que puede que yazcan dormidos, pero no muertos.


¡Son los moais del Montnegre!

MOAI 1

El primer moai con el que nos topamos recuerda mucho, por su aspecto, a uno de los clásicos moais de la Isla de Pascua de rostro inexpresivo.



MOAI 2

El segundo moai que encontramos unos cientos de metros más allá, ya está muy deteriorado y en él ya no quedan rasgos visibles en la parte superior de su rostro, quedando únicamente parte de lo que es su nariz y su barbilla.



MOAI 3

Unos cientos metros más allá del segundo moai, finalmente encontramos el tercer y último moai de la ruta, que por su aspecto recuerda a la clásica escultura o talla africana de madera, con una boca hueca de la que sale una lengua que le da cierto tono burlesco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario